Zaquistán, un nuevo país en medio del desierto de Estados Unidos

Crean en Estados Unidos un nuevo país: Zaqistan

Crean en Estados Unidos un nuevo país: Zaqistan

¿Se puede crear un país de la nada? ¿Puede cualquier ciudadano instaurar un nuevo Estado en sus territorios? El neoyorquino Zaq Landsberg está convencido de que es posible y ha decidido crear su propia nación soberana: Zaquistán, ubicado en el desierto de una remota área del Estado de Utah."El objetivo conceptual se basa en mi deseo de convertir este territorio en un país real. Creo que no va a ocurrir. Es imposible, pero lo hago mecánicamente, trato hacerlo realidad", explica Zaq Landsberg en una entrevista para el canal KSL-TV.Zaq Landsberg ya ha diseñado una bandera con los colores rojo y amarillo, pasaportes de aspecto oficial e incluso ha levantado una puerta fronteriza que custodia un robot de gran tamaño.Aunque es consciente de que Zaquistán nunca será reconocido como país independiente, Landsberg afirma su deseo es estudiar los límites de los conceptos de la propiedad de la tierra y la soberanía.

Liberland, el estado fantasma en medio de los Balcanes

La idea de este neoyorquino no es nueva. El pasado mes de abril Vit Jedlicka, un euroescéptico miembro del Partido de los ciudadanos libres anunció la creación de un nuevo estado en en el corazón de Europa, concretamente en la orilla oeste del Danubio.

Bautizado como el estado soberano de Liberland, se trata de un territorio de 7 kilómetros cuadrados ubicado entre Serbia y Croacia del que Jedlicka se ha autoproclamado primer presidente.

El político checo dice que este territorio se encuentra en una zona de tierra de nadie - o terra nullius - entre los dos países, y no es reclamado por ninguno de ellos, lo que le ha llevado a apropiarselo, convertirlo en país, dotarlo de nombre, escudo y bandera. El pack completo. Sus idiomas oficiales son el checo y el inglés y se declara república constitucional con algunos rasgos de democracia directa.

Además de bandera, Liberland ya tiene un lema "Vivir y dejar vivir" y un sitio web en el que invita a la gente a solicitar la ciudadanía del nuevo país. Sus fundadores dicen que quieren un país sin "restricciones e impuestos innecesarios", pero dejan claro que los comunistas, los nazis y otros extremistas no son bienvenidos.

Somalilandia, el país que nadie quiere reconocer

Los 3,5 millones de habitantes de Somalilandia están convencidos de que son un país por derecho propio. Pero no para la comunidad internacional, que lo considera una región autónoma de Somalia. Ninguna nación del mundo lo reconoce como país, y no se cuenta entre los miembros de la ONU.

Somalilandia es una pequeña porción de tierra en el Cuerno de África. Bañado por las aguas del Océano Índico, en el Golfo de Adén, se ubica en la puerta de acceso al Mar Rojo, enclave estratégico por su situación. Concretamente, tiene 137,600 kilómetros cuadrados, divididos en cuatro regiones.

La capital de Somalilandia es Hargeisa, y aunque cuenta con otras poblaciones urbanas reseñables, el 55% de la población es nómada. La gran mayoría profesa el Islam, y pertenece a la rama sunní.

Tiene bandera propia y tres lenguas oficiales: somalí, árabe e inglés. Su divisa es el chelín somalindés, pero no tiene tasa de cambio con otras monedas. La agricultura es su principal actividad económica, siendo el ganado el recurso que más exporta al exterior. Aunque Somalilandia no esté reconocida, sí mantiene contactos a nivel político con otros estados. Concretamente, con sus vecinos más inmediatos, Etiopía y Yibuti. También con algunos países de la Unión Europea, como Bélgica, Francia, Reino Unido o Suecia. Fue precisamente Etiopía el primer país que denominó a Somalilandia oficialmente como Estado soberano, en 2007.

Otro caso es el de Transnistria, conocida comúnmente como Transdniester, la república soviética que quiere ser parte de Rusia. Es una estrecha franja de territorio en la orilla oriental del río Dniéster que comprende 4.163 kilómetros cuadrados. Limita con Moldavia al oeste, país del que oficialmente forma parte, y con Ucrania, al este. El nombre oficial de esta república no reconocida es la República Moldava de Pridnestrovie (PMR).

Desde su declaración de independencia en 1990, y especialmente después de la llamada Guerra de Transnistria de 1992, esta región se empeña en ser la República Moldava dePridnestrovian (PMR) y sueñan con integrarse en la Federación Rusa.

Pese a su pomposo nombre, su himno, su bandera con la hoz y el martillo, y su propia versión del Rublo, se trata de un estado con un reconocimiento limitado que reclama el territorio al este del río Dniéster, y también la ciudad de Bender (Tighina, para Moldavia)y su perifería, en la región histórica de Besarabia, unida a Rumanía desde 1918.