Zuma asegura que no habrá sorpresas con el nuevo gobierno sudafricano

Zuma asegura que no habrá sorpresas con el nuevo gobierno sudafricano

Zuma asegura que no habrá sorpresas con el nuevo gobierno sudafricano

PRETORIA, 25 (Reuters/EP)

Jacob Zuma, líder del Congreso Nacional Africano (ANC), claro vencedor de las elecciones generales celebradas el pasado miércoles, aseguró que el nuevo gobierno sudafricano no dará sorpresas con su programa de gobierno e insistió en que la Constitución no está amenazada con la clara mayoría lograda por su formación, que permitiría, con el apoyo de algún partido menor, reformar la Carta Magna.

"No habrá sorpresas en el programa del próximo gobierno. El electorado ha respaldado nuestro llamamiento para un crecimiento equitativo, sostenible e incluyente que dará trabajo digno y un nivel de vida adecuado", afirmó Zuma en su primer discurso tras conocerse los resultados finales y oficiales del recuento electoral.

"Estamos preocupados por el posible impacto de la crisis económica global. Trabajaremos con todos los implicados, especialmente con los empresarios y los trabajadores, para buscar medios de evitar y amortiguar la posible pérdida de puestos de trabajo y las demás dificultades que puedan surgir", dijo.

El ANC ha conseguido el 65,9 por ciento de los votos, lo que permitirá a su líder, Jacob Zuma, convertirse en el próximo presidente del país. La Alianza Democrática ha alcanzado el 16,66 y el Congreso del Pueblo (COPE, formado por disidentes del ANC) se ha quedado con el 7,42 por ciento. La participación fue del 77,30 por ciento.

El partido de Zuma contará finalmente con 264 de los 400 escaños del Parlamento sudafricano, una cifra que se queda a tan sólo tres diputados de los dos tercios que le permitirían reformar la Constitución. En todo caso, la consecución de los dos tercios tenía más valor simbólico que real, ya que el partido había expresado reiteradamente que no tenía ninguna intención de cambiar la Carta Magna.

Aunque el surgimiento del COPE no parece haber tenido tanto impacto como se temía, el ANC ha obtenido sus peores resultados desde las elecciones de 1994, las primeras posteriores a la caída del régimen del 'Apartheid'. También ha perdido el control de la provincia de Cabo Occidental, centro de la industria turística, en favor de la Alianza Democrática, liderada por Helen Zille, una mujer de raza blanca.

La victoria del ANC es también la victoria de Zuma, quien hace sólo tres semanas consiguió que un tribunal retirara los cargos por corrupción presentados contra él, unos cargos que, según sus seguidores, ocultaban intereses políticos. Las credenciales del partido en su lucha contra el régimen racista pesaron para muchos votantes más que su dudosa capacidad para combatir la pobreza, el crimen y el sida.