Camino de la renta básica universal, populismo catalán con repercusiones


  • Un remedo de la “Renta Básica Universal” (RBU) que puede aprisionar a las personas en la subvención y, en consecuencia, asegurar el voto.

  • En las actuales circunstancias financieras de la Generalitat es inviable. Por eso la actual propuesta podría calificarse de chapuza populista.

Requisitos para obtener la Renta

Requisitos para obtener la Renta

Etiquetas

La propuesta del populismo catalán es un remedo de la Renta Básica Universal y el deseo de hacer campaña electoral en pro de la independencia. Es dar a todo residente de más de dos años una ayuda para vivir, siempre que no tenga propiedades (salvo la vivienda propia) y no tenga otros ingresos. Un remedo de la “Renta Básica Universal” (RBU) que puede aprisionar a las personas en la subvención y, en consecuencia, asegurar el voto para una determinada opción.

Porque la teoría de la RBU es darla a todos los ciudadanos, independientemente de sus circunstancias. Eso sí que trata a todos los ciudadanos por igual, pero en las actuales circunstancias financieras de la Generalitat es inviable. Por eso la actual propuesta podría calificarse de chapuza populista.

Lo malo de las actuaciones del actual Gobierno catalán es que cualquiera de sus acciones se pueden interpretar en términos de ayuda al process. Pero la cuestión es más compleja ¿Por qué pueden hacer lo mismo el resto de las autonomías? La decisión catalana no puede estar aislada. Extremadura, Castilla la Mancha,… tienen el mismo derecho a aprobarla. Aquí reza el grito de “desgraciado el último” (por no poner la expresión castiza que me parece que no es de recibo).

Para evitar esa circunstancia la solución puede ser parecida a lo que ocurrió con la tasa sobre los depósitos bancarios de Extremadura. Se corría el riesgo de que se generalizase.

Por eso el Gobierno optó por aplicarla a toda España con tipo cero. Así que no sería extraño que el Gobierno central asumiese el reto. Claro está que bastaría aumentar y alargar indefinidamente la subvención, posteriores a la finalización de la prestación por desempleo. Un gasto más para las finanzas públicas. Pero el populismo tiene eso: se trata de tomar medidas demagógicas sin mirar las consecuencias, que luego pagan todos, incluso los subvencionados. Ahora resulta que PDECat y Esquerra son populistas. Es el problema de aliarse con la CUP. Y es que ya se sabe: quien con niños se acuesta… meado se levanta.