El caso Noos demuestra que España tiene un poder judicial independiente


  • En un país democrático lo que asegura la democracia, el imperio de la ley, que protege a todo ciudadano de las arbitrariedades del todo tipo.

  • En España se podría pedir un poco más de celeridad en los trámites judiciales: El alargamiento de los procesos limita la capacidad educativa de la justicia.

Se podrá estar de acuerdo o no con la sentencia del caso Nóos. Unos dirán que es benévola, otros que es dura. Pero lo que está claro es que ha funcionado la justicia. Nadie en España está fuera de ella. La justicia española es una máquina que una vez inicia su marcha es imparable. Tarde o temprano acaba dictaminando su veredicto.

Nadie puede negarlo y eso es importante. En un país democrático lo que asegura la democracia, el imperio de la ley, que protege a todo ciudadano de las arbitrariedades del todo tipo, es el “Poder Judicial”; uno de los tres brazos del sistema. Brazo que tiene una característica: su extracción ni es, ni debe ser, por votación. Para ejercer ese poder hay que tener una preparación, unos conocimientos y una independencia, que sólo la profesionalidad puede dar.

Tal es así que en USA, la democracia más consolidada del planeta, los jueces del Tribunal Supremo, son vitalicios, para evitar que sean dependientes de quién le nombra y de quién pudiera depender su reelección.

En España se podría pedir un poco más de celeridad en los trámites judiciales: El alargamiento de los procesos, debido en gran parte a las garantías de los procesados, limita una de las cualidades de la ley: su capacidad educativa.

Pero, con todo, la justicia española, con todas sus limitaciones está demostrando su independencia en casos como estos. Por eso, nadie puede decir que sus decisiones, sean políticas. Son simplemente judiciales.

El ejemplo de Nóos sirve, entre otras, para lanzar un mensaje educativo a la población; para explicar a algunos de los que ahora están quejándose de que se les juzgue que nadie puede estar exento del peso de la ley si se la trasgrede.

Para explicar a los independentistas catalanes que no se les juzga por sus ideas, sino por saltarse la ley. Para explicar a Mas y sus compinches que no son héroes, sino una personas que no acatan los acuerdos de esa rama fundamental en democracia, que son los jueces. Para explicarles que son ellos, los independentistas, los que se saltan las normas de la democracia y no es la democracia española la que los persigue. Para explicarles esto y muchas cosas más.