ÚLTIMA HORA DE LOS ATENTADOS: El niño australiano desaparecido en el atentado, hallado en un hospital

Podemos está roto en sus dos facciones lideradas por Errejón e Iglesias


  • Las votaciones internas dieron un empate técnico entre las dos tendencias, a pesar de la victoria oficial de Iglesias.

  • La corriente que pierde acabará buscando acogida en el PSOE. Lo curioso es que esto es lo mejor que puede ocurrirle a España.

Pablo Iglesias gana la consulta sobre Vistalegre II pero no supera el 41,57% del apoyo de la militancia

Pablo Iglesias gana la consulta sobre Vistalegre II pero no supera el 41,57% del apoyo de la militancia MADRID | EUROPA PRESS

Etiquetas

Por mucho que Errejón e Iglesias, Iglesias y Errejón, lo disimulen: Podemos está roto. Las votaciones internas dieron un empate técnico entre las dos tendencias, a pesar de que el Líder Carismático de la coleta se adjudicara la victoria oficial.

Las dos almas de Podemos, la radical anticapitalista encabezada por Iglesias y la reformadora radical representada por Errejón, están enfrentadas. No sólo por la figura que las representa, también por la estrategia a seguir en el asalto al poder.

Es la historia de las revoluciones pendientes, que nunca se acaban de realizar. Por una parte los que piensan que hay que ir por derecho, a lo bolchevique, estilo Lenin, y “entregar todo el poder a los soviets”. Por otra, los mencheviques de Martóv, partidarios de una revolución burguesa en la que la clase obrera se aliase con otros colectivos sociales para llegar al poder.

Pero tampoco hay que engañarse. Cuando los bolcheviques vieron que perdían el poder de los soviets, los disolvieron y lo centralizaron en el gobierno revolucionario que ya dominaban. A Lenin, como a Iglesias, sólo le interesa el poder tal como demostró el de la coleta en sus declaraciones el 21D cuando pidió nada menos que el Ministerio del Interior, TVE y el CNI. Lo mismo quiso Martóv y quiere Errejón. Pero la diferencia es estratégica. Las dos tendencias tienen la palabra radical en su definición.

Una diferencia estratégica fue también la de los bolcheviques y mencheviques y eso no impidió que los primeros purgaran a los segundos en cuanto pudieron.

Una vez conseguido el poder los bolcheviques lo ejercieron sin misericordia e eliminaron a los mencheviques incluso con el uso de la violencia más sangrienta.

Errejón no es tonto y seguro que conoce esta historia por razones de profesión. En sus seminarios en la facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense deben haber estudiado la dinámica de las revoluciones.

Por eso, aunque ambos dirigentes hablen de UNIDAD dentro de la divergencia, no es creíble. Cuando se enfrentan dos facciones de idealistas no hay posible acuerdo. Es como cuando discuten dos teólogos, al final hay guerra, no hay más que recordar que son las contiendas de religión las más sangrientas de la historia, porque cuando se discute de ideas y principios irrenunciables no puede haber componenda. Los acuerdo sólo se dan si se discute sobre intereses.

La conclusión es evidente: tarde o temprano los errejonistas que quieran seguir en política acabarán militando en el PSOE después de salir de Podemos. No sería la primera vez. Muchos de los que empezaron militando en el PCE y en IU acabaron en las filas socialistas. Cuando vieron que no era eficaz su participación en estos partidos, que casi nunca llegan al poder, se fueron a alternativas con mayores posibilidades de llegar a Gobiernos.

O sea que:

a) Podemos está roto, lo que salga de Vista Alegre II (el próximo cónclave de Podemos) será un espejismo para los errejonistas que acabarán expulsados de la filas de Iglesias;

b) la corriente que pierde acabará buscando acogida en el PSOE. Lo curioso es que esto es lo mejor que puede ocurrirle a España y los españoles para mantener la estabilidad política en el futuro.