El Prat: la Guardia Civil pondrá orden... ¿Sindicatos y Eulen purgarán errores?


  • Era necesaria una medida contundente para poner orden. El conflicto no está resuelto, pero al menos, igual que con controladores y estibadores, puede entrar en vías de solución. 

  • La decisión de AENA puede ser rescindir el contrato con la empresa concesionaria y ¿luego qué? No es nada fácil, los sindicatos se han metido en un callejón sin salida. 

  • Te interesa leer: Guardias civiles piden a Fomento que asuma su error de gestión en El Prat. 

Prat: la Guardia Civil pondrá orden... ¿Sindicatos y EULEN purgarán sus errores?

Prat: la Guardia Civil pondrá orden... ¿Sindicatos y EULEN purgarán sus errores?

Etiquetas

Se veía venir. Era necesaria una medida contundente para poner orden. El Comité de crisis establecido por el ministro de Fomento ha decidido utilizar la Guardia Civil como garante del orden público en el Prat, para evitar más perjuicios a los viajeros. El conflicto aún no está resuelto. Pero, al menos, igual que con los controladores y los estibadores, puede entrar en vías de solución. La Guardia Civil pondrá orden y, en su caso, sustituirá a los vigilantes.

Mientras, los trabajadores siguen en su empecinamiento después de una oferta de subida salarial de cerca del 18%. La solución por parte de AENA puede ser rescindir el contratocon la empresa concesionaria y ¿luego qué? No es nada fácil, los sindicatos se han metido en un callejón sin salida y han metido a la empresa en el mismo.

Los líderes sindicales no debieron ir a una asamblea de trabajadores con propuestas confusas. Cuando un sindicalista convoca una asamblea así, es para sacar adelante una propuesta acordada con la otra parte, no para romper la negociación. Lo que han hecho esta vez es una irresponsabilidad. Ahora tienen que volver sobre sus pasos porque han puesto a la empresa en una situación imposible... ¿Lo sabrán hacer?

Eulen ha fallado 

Por otra parte, Eulen ha fallado en sus relaciones laborales. Si el clima laboral interno es tan enrarecido es porque la comunicación dentro de la empresa ha sido mala. Los mandos intermedios de la compañía, los que están directamente relacionados con los trabajadores no han cumplido su misión. Ni han trasmitido hacia arriba el descontento de la base para prevenirlo, lo que ha producido el estallido incontrolado, ni han hecho comprender a los trabajadores que siempre hay que llegar a un acuerdo. A Eulen la política de RRHH le ha fallado.

Las consecuencias de la situación serán perjudiciales para los unos y los otros. Los sindicatos pueden perder credibilidad y dejar de ser vistos como verdaderos intérpretes de los trabajadores. La empresa se enfrenta a un clima de desconfianza con ellos y, lo peor, con posibles clientes futuros. ¿Cómo no desconfiar de la capacidad de Eulen de cumplir sus compromisos, con esa política de personal?. 

Ni unos ni otros han sido eficientes en su labor. Deben purgar sus errores. AENA ya anunció multas a la empresa concesionaria. Los responsables de la empresa tendrán que rectificar sus errores de comunicación y políticas de personal. Algunos deberán responder por las decisiones que han llevado a esta situación.

El derecho de huelga 

¿Qué pasará con los sindicatos? El derecho de huelga es constitucional y legítimo. Pero como todo derecho tiene que ejercerse con responsabilidad. Aunque los actuales líderes sindicales estén contentos del resultado, cuando la cuerda se estira demasiado se rompe ¡que no se engañen!.

En las próximas elecciones al Comité de Empresa seguro que les salen competidores con la bandera de la sensatez. Podían haber triunfado aceptando la propuesta de la Generalitat.

Pero ahora la “avaricia ha roto el saco”. A largo plazo lo pagarán. Lo importante es que esto es, además, un mal síntoma social. Parece como si en España la subversión empezara a superar a la sensatez. Lo que desgraciadamente acabamos pagando todos.