ÚLTIMA HORA DE LOS ATENTADOS: El niño australiano desaparecido en el atentado, hallado en un hospital

Miopía del sistema ante la amenaza a la UE ¡hay que despertarlo!


  • ¿Es el momento de crear un movimiento paneuropeo responsable?: sí, es el momento de dejar pequeñas diatribas y ofrecer un frente común.

  • El sistema está miope y dormido ¡Hay que despertarlo! ¿un Presidente electo por todos ellos? ¿una UE solidaria con los más desfavorecidos internos y externos?

le pen

le pen

Etiquetas

Mientras los políticos del sistema se enzarzan en ver quién se mantiene en su poder,la UE sufre el mayor ataque desde su creación. Tomemos por ejemplo España. En el PSOE se pelean por llegar a la Secretaría General.

En el PP están apunto de un Congreso de Unidad cuyo objetivo es ofrecer una alternativa de seguridad a los españoles frente a la inestabilidad del resto de las fuerzas políticas. Podemos anda con su lucha interna y Ciudadanos buscando su identidad. Por el noreste los partidos catalanes están en su diatriba particular. Todos pensando en sus retos particulares, en el mejor caso nacionales, cuando no partidistas o localistas.

Objetivos pequeños ante la enorme amenaza que se cierne sobre la Unión Europea. De momento los contrarios a la Unión han ganado en UK. El Brexit ha sido un torpedo en la línea de flotación de la construcción europea. Inglaterra nunca fue un socio totalmente leal, pero de ahí a irse iba un buen tramo.

Ahora sólo le queda buscar la ayuda de sus primos americanos. La primera ministra Teresa May lo va a intentar esta semana en su conversación con Trump. Un Presidente electo de USA que tampoco es partidario de fortalecer la UE. Por otra parte la Rusia de Putin, incómoda ante lo que piensa que es una injerencia europea en Ucrania, estaría encantada debilitando y, aún viendo, el ocaso de la UE. Y, por supuesto, para el Yijadismo internacional sería un éxito su destrucción.

Pero el ataque externo no es lo único que amenaza a la frágil construcción de una Europa Unida.

Este fin de semana los partidos no ya euroescépticos, sino contra-europeos, se han reunido para vindicar los Estados-Nación. Muchos de ellos no son importantes; tampoco lo era el inglés y ganó el referéndum. Pero hay otros, como el Frente Nacional de Le Pen que tiene posibilidades de llegar a la segunda vuelta como candidata a la Presidencia francesa. La Liga Norte de Italia puede resultar necesaria para crear Gobierno en ese país y Alternativa para Alemania cada vez gana más presencia.

Mientras las fuerzas retrógradas internas se mantienen activas, el sistema sigue miope, pensando que es inexpugnable. La historia demuestra lo contrario. El sueño de la Europa Unidad intentado varias veces nunca fue tan estable y pacífico como lo ha sido desde que en 1957 se firmó el Tratado de Roma. Pero todas las otras veces el sueño acabó de forma violenta desde que cayó el Imperio Romano y no sería la primera vez que después de un periodo de consolidación aparente la división se afiance largos años.

¿Es el momento de crear un movimiento paneuropeo responsable?: sí, es el momento de dejar pequeñas diatribas y ofrecer un frente común de todos los partidos sensatos ante la amenaza anti- europea.

Es el momento de las coaliciones pro-europeas pre y post-electorales. Un grito, una llamada desesperada ¿será capaz de despertar la conciencia de los europeos para salvar lo que idearon los líderes democráticos posteriores a la Segunda Guerra Mundial, que en realidad fue una guerra civil europea?

De momento los europeos seguimos confiando en que no pasa nada. Pero lo mismo se pensaba con el Brexit o el referéndum italiano. El sistema está miope y dormido ¡Hay que despertarlo! Pero como dice el refrán: lo que no te mata te hace más fuerte. La mejor defensa es un ataque. La Unión Europea se fortalecerá si se ofrece un proyecto de ilusión, en el que los europeas sean ciudadanos de una supranación con instituciones democráticas: ¿un Presidente electo por todos ellos? ¿una UE solidaria con los más desfavorecidos internos y externos? Hay que hacer ofertas arriesgadas, porque solo la utopía mueve los corazones y solo el corazón mueve de verdad a las personas.