Dilema del socialista: un poema para unas primarias que son otro poema


Pedro Sánchez

Pedro Sánchez EFE

Etiquetas

Estaba un socialista

perplejo esta semana.

Las primarias a la vista,

y el domingo votación.

A elegir: o ser sanchista

o seguir la tradición

que representa Susana.

Le tentaba el aparato,

que domina la Gestora.

Pero ya, desde hace un rato,

le apetece rebelión.

Un grito que sea real

contra la sumisión,

y un sistema electoral

que produce corrupción.

Pero también tiene miedo

de equivocarse otra vez.

Las primarias anteriores

no fueron afortunadas.

Y, en socialistas franceses

que parecían rodadas

no dieron más que reveses.

¿Me tienen que preguntar?

Se cuestiona el militante.

Ya es bastante opinar

dentro de su agrupación,

y mucha veces optar

por una equivocación.

Eso resulta fatal

pero solo es importante

a mero nivel local.

Ahora el resultante

será nacional.

Con efectos al instante,

en esta España total.

Así andaba el militante

y en aquel momento,

cabizbajo y diletante,

se le escapó un lamento:

¡Ay Felipe de mi vida!

!Ay Alfonso de mi alma¡

Feliz era aquel tiempo,

en que González mandaba,

Guerra lo manejaba

y el socialismo ganaba.

Y hasta con Zapatero

elegimos al líder

en Congreso del partido

Y ganamos elecciones

Y Gobernamos

¿Tiene entonces sentido

esta lucha de facciones?

Será este veintiuno

un día de emociones,

en este mayo florido

y lleno de sensaciones.

Un día inoportuno

en que cada socialista

tomará la papeleta,

y votará una lista,

con corazón dividido

Y a más de uno

le dará la pataleta,

al ver su PSOE partido

Entonces,

habrá ganado: ninguno.

El dilema resultante

lo tendrá que resolver,

socialista y militante,

con todo su buen saber.

Si utiliza la razón

votaría en un sentido,

Y si usa el corazón

...........................

¡En que lío está metido!