Del susto de Susana al dilema de Ciudadanos


  • Las encuestas internas no dan a la líder andaluza la mayoría holgada que esperaba. 

  • Por si las cosas no estuvieran lo bastante complicadas, los independentistas catalanes se mueven. 

Del susto de Susana al dilema de Ciudadanos

Del susto de Susana al dilema de Ciudadanos

El susto de Susana

Dicen que en una reunión con militantes Susana Díaz tuvo una asistencia de 60 personas (¿decepcionante?). Mientras, Sánchez desarrolla una intensa campaña que recogen los medios; lanza su crowdfunding e instala su cuartel general en Madrid. Acabada las vacaciones de navidad tomó impuso y parece que con éxito de convocatoria. Las encuestas internas no dan a la líder andaluza la mayoría holgada que esperaba. La gestora está cada vez más desorientada

¿Será posible que gane el exsecretario general las primarias? La militancia del PSOE se ha ido nutriendo de radicales, animados por los últimos líderes (Rodriguez Zapatero y Sánchez). De hecho esa nueva mitancia es bastante incompatible con el PP, partido que le produce una alergia inexplicable. Pero la cúpula socialista sigue afín a los años dorados de la socialdemocracia europea de Felipe Gonzalez el del consenso. Así la cosas, a Susana Díaz le ha entrado el susto.

¿Que hacer ahora se pregunta la líderesa? No es posible defraudar a los que a esperan como candidata; los que se la jugaron al defenestrar a Sánchez y montar la gestora. La vuelta de éste último sería el desastre para ellos. Pero si Susana no se presenta, o no gana, es el final de una forma de entender el socialismo español. Hay quién incluso habla de una posible escisión del partido. El dilema está servido. La andaluza deshoja la margarita sin saber que es lo que le conviene a ella, al PSOE y a España.

La izquierda está pendiente del resultado de las primarias socialistas. De ello depende su recomposición electoral. Pero también porque sabe que la victoria de Sánchez supondría el adelantamiento de elecciones. Rajoy constataría que su Gobierno podría ser censurado en cualquier momento y se adelantaría disolviendo las Cortes y convocando comicios. Entonces los nervios aflorarían aún más.

El dilema de Ciudadanos

Por si las cosas no estuvieran lo bastante complicadas, los independentistas catalanes se mueven. En parte porque quieren huir del acoso judicial al que les ha conducido su mala cabeza.

Pero, además, porque si se entra otra vez en periodo electoral esperan que les de ventaja la debilidad del Estado, con todos los partidos de ámbito estatal preocupados por los resultados electorales.

Y ese es el dilema de Ciudadanos. Si aumenta la inestabilidad gubernamental favorece a los nacionalismos, algo que no le perdonarían los electores. Pero si mantiene el actual apoyo al PP, sin que se cumplan los acuerdos de investidura, queda como ingenuo; cuando no como algo peor.

De ahí que Ribera haya decidido que Murcia es el lugar donde llamar la atención a Rajoy pidiendo la dimisión del Presidente del PP encausado por un tema administrativo. Eso y no apoyar en el Congreso el Decreto-ley de desregulación de los trabajos de estiva, aunque esté en la línea de liberalismo que dice procesar. Son los dos toques de atención que dirige al PP. Uno lo paga el Presidente murciano y otro el resto de los españoles a razón de 143.000 euros diarios si se retrasa la aplicación de las medidas liberalizadoras de la estiva.

De manera que entre Socialistas y Ciudadanos anda el juego. Los independentistas a "su bola"; y Podemos desangrándose en espera de nuevos tiempos. Así que el susto de Susana y el dilema de Ciudadanos están marcando los tiempos de aquí hasta el verano y, entonces, según los resultados habrá nuevas elecciones, lío en Cataluña. Todo ello con la incógnita de qué va a pasar en Europa con las elecciones holandesas, francesas, y alemanas que tienen en vilo la continuidad de la actual UE.

Y mientras tanto la economía como un tiro creando puestos de trabajo con una Reforma Laboral que defiende el Gobierno y quieren derogar los otros grupos parlamentarios ¿aguantaremos?