Alegría en el Líbano tras decretar la liberación de los acusados del asesinato de Hariri

  • Beirut, 29 abr (EFE).- Las muestras de alegría se sucedieron hoy en distintos puntos del Líbano tras la decisión de un tribunal de la ONU, con sede en La Haya, de liberar a los cuatro generales acusados del asesinato del ex primer ministro libanés Rafic Hariri.

Beirut, 29 abr (EFE).- Las muestras de alegría se sucedieron hoy en distintos puntos del Líbano tras la decisión de un tribunal de la ONU, con sede en La Haya, de liberar a los cuatro generales acusados del asesinato del ex primer ministro libanés Rafic Hariri.

En varios barrios de Beirut se escucharon disparos al aire y aplausos al conocerse la noticia de que el juez del Tribunal Especial de la ONU para el Líbano (TEL), Daniel Fransen, había decretado la libertad para los sospechosos por falta de pruebas.

Hariri fue asesinado el 14 de febrero de 2005, en el centro de Beirut, en un atentado con coche bomba en el que fallecieron otras 22 personas.

Poco después del asesinato, fueron detenidos sin cargos los ex jefes de la Seguridad Nacional, Yamil Sayyed, de la Policía, Ali Hajj, de la Guardia Presidencial, Mustafa Hamdan y de los Servicios de Información del Ejército, Raymond Azar, que nunca llegaron a ser acusados de modo formal.

En el exterior de la cárcel de Rumieh, donde continúan arrestados los oficiales, se concentraron las familias de los presos, así como algunos políticos y abogados.

"Son oficiales libres. No están acusados porque son inocentes", dijo emocionada desde Rumieh Samar Hajj, esposa del oficial Ali Hajj, al canal de televisión qatarí Al Yazira.

"He preguntado por la hora en la que saldrán de la cárcel y me han dicho que (su liberación) no tiene que tardar más de 24 horas", agregó. Según la televisión libanesa NBN, los cuatro generales serán puestos en libertad a las 17.00 hora local (14.00 horas GMT).

"Lloré, me alegré, no sé como expresar mis sentimientos", declaró la mujer de Hajj, quien hizo hincapié en que "Dios juzgará a los que mintieron".

Además, Hajj afirmó, dirigiéndose a Saad Hariri, hijo del ex primer ministro asesinado: "Los falsos testigos deben ser detenidos porque ellos saben quien mató a su padre".

En entrevista telefónica con la televisión New TV, el ex presidente del Líbano Emile Lahud subrayó que él hubiera "deseado de todo corazón que los cuatro mejores militares del Líbano salieran (de la cárcel) por una decisión de la justicia libanesa".

"Después del primer día sabía que eran inocentes, que no había nada contra ellos (...). Llegará el momento en que se sabrá la verdad y quiénes fueron los que engañaron, y espero que el Gobierno inicie una acción (judicial) contra ellos y lo haga antes que el tribunal internacional", añadió Lahud.

A su juicio, es "una vergüenza" que se haya llegado hasta este punto, ya que todo ha sido "una trama política".

Por su parte, el ministro del Interior, Ziad Barud, dijo que el Estado está comprometido con la decisión del juez Fransen y que los cuatro generales serán liberados y su seguridad garantizada.

Para el diputado del grupo chií libanés Hizbulá, Hasan Fadlala, hoy es "un día de alegría para los libaneses y un día de duelo para la credibilidad el sistema judicial en el Líbano".