Alemania sella acuerdo para salvar Opel con ayuda de Obama

Por Gernot Heller y Madeline Chambers

BERLÍN (Reuters) - Alemania alcanzó el sábado un importante acuerdo con el grupo canadiense de partes de automóviles Magna, General Motors y gobiernos para salvar a la automotriz Opel de la inminente bancarrota de su matriz estadounidense.

El acuerdo, sellado tras seis horas de conversaciones en la oficina de la canciller Angela Merkel, aún requiere una aprobación final, pero parece proteger a Opel y sus 50.000 empleados en Europa de una solicitud de protección por quiebra ampliamente esperada para el lunes.

Merkel dijo que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama -que visitará Alemania la próxima semana- ayudó el viernes a lograr el acuerdo con una llamada telefónica. Eso cooperó en despejar los obstáculos de financiación que amenazaron con desbaratar toda la operación.

"Hablé ayer por teléfono con el presidente estadounidense y estábamos de acuerdo en que teníamos que hacer todo lo posible por obtener un buen resultado de esta complicada tarea", dijo Merkel a la prensa.

Merkel indicó que aquella conversación claramente influyó en las negociaciones del viernes por la noche.

Oliver Burkhard, jefe del sindicato de trabajadores metalúrgicos de IG Metall en el estado de Renania del Norte-Westfalia, señaló que el alivio era palpable.

"Ahora podemos mirar hacia adelante", celebró. "Ahora comienza el trabajo real. La única certeza es que Opel seguirá adelante", agregó.

El ministro de Finanzas alemán, Peer Steinbrueck, informó a las 2.15 hora local que se había logrado un acuerdo. Agregó que el pacto incluye financiación para Opel por 1.500 millones de euros (2.100 millones de dólares) y un modelo de fideicomiso para la automotriz alemana.

Siegfried Wolf, copresidente ejecutivo de Magna, advirtió que aún se deben resolver algunos detalles.

"Dentro de cinco semanas deberíamos tener la firma formal del contrato", afirmó.

El primer ministro del estado de Hesse, Roland Koch, dijo que las asambleas de los estados de Hesse y Renania del Norte-Westfalia -dos de los cuatro estados con plantas de Opel- aún deben respaldar el acuerdo. Dijo que esperaba que pudiese estar listo el domingo.

PARTICIPACION RUSA

Magna planea usar a Opel para entrar en el mercado ruso, el de mayor crecimiento en Europa antes de la llegada de la crisis económica.

El banco estatal ruso Sberbank, que está ayudando a financiar el acuerdo y que recibirá una participación del 35 por ciento de Opel, celebró el acuerdo tomándolo como una manera de reestructurar la industria automotriz rusa.

"A mi juicio, esta es una muy buena oportunidad para Rusia de obtener a una de las automotrices europeas más avanzadas, en términos de tecnología, por un precio sin precedentes", dijo el presidente ejecutivo German Gref al canal de noticias Vesti 24.

El Gobierno alemán ha luchado por proteger el futuro de Opel antes de que GM presente una solicitud de bancarrota.

Un acuerdo entre GM y Magna es el primer paso para garantizar el futuro de Opel, con base en Ruesselsheim, que GM compró en 1929 y cuyas raíces se remontan al siglo XIX en Alemania.