Alvarez anima a "seguir luchando" por el TAV frente a los que quieren imponerse con la violencia

VITORIA, 12 (EUROPA PRESS) La ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, animó hoy a "seguir luchando" para proceder a construir el TAV y advirtió de que "nada ni nadie va a quebrar este proyecto", denunciando a los que tratan de imponerse "con la violencia". Durante su intervención, con motivo de la visita realizada a la boca Sur del Túnel de Albertia correspondiente al tramo 1 del trayecto Legutiano-Eskoriatza de la 'Y' vasca, Álvarez criticó a "quienes usan la defensa a ultranza de la conservación para imponer sus criterios con la violencia" y se mostró convencida de que "sólo utilizan los medios naturales como excusa para sostener fines ilegítimos". En este sentido, manifestó que desea "que todo el mundo conozca la cara violenta de los utilizan, como escudo, los recursos naturales". Por otra parte, se mostró convencida de que "nada ni nadie va a quebrar este proyecto, porque se asienta en convicciones". Además, reiteró el mensaje del Gobierno de España de insistir en su "compromiso de que nada ni nadie va a quebrar" el proyecto del TAV, porque se asienta "en convicciones que están en el ánimo de todos nosotros". Alvarez se mostró convencida de que "la voluntad de la mayoría democrática de este país se impondrá a quienes quieren coartar nuestra libertad". "Vamos a seguir luchando, como lo hacemos los demócratas", dijo, para animar a trabajar "sin ceder al chantaje", para construir esta infraestructura, "importante para el País Vasco y para España". Asimismo, afirmó que las obras del TAV se van a terminar "porque es fruto de la voluntad democrática de la sociedad vasca y del acuerdo entre el Gobierno de España y el Gobierno vasco". "Es fundamental que quienes creemos en la democracia como la mejor expresión de la sociedad tengamos la seguridad de que el progreso sólo es posible si somos capaces de tener una visión de futuro, y hoy el futuro de Euskadi se llama Tren de Alta Velocidad", defendió. En este sentido, mostró su "agradecimiento y apoyo" a los trabajadores de las empresas públicas y privadas que "están construyendo el futuro de Euskadi y España con el tren de Alta velocidad", y agradeció su "dedicación, profesionalidad y coraje", antes de manifestar el "respaldo del Gobierno central y de la sociedad vasca por su importantísima labor". "ACERCAR TERRITORIOS" La ministra de Fomento, acompañada por el presidente de Adif, Antonio González, y el viceconsejero de Transporte del Gobierno vasco, Iñaki Betolaza, subrayó que la Línea de Alta Velocidad Vitoria-Bilbao-San Sebastián es una obra "fundamental" que "simboliza el compromiso de los Gobiernos central y vasco para acercar territorios y abrir el País vasco al resto de Europa". Además, señaló que el objetivo de esta obra es "conectar el ferrocarril con la mejor tecnología para acercar territorios y reducir tiempo, para sentir cada vez más cerca de un proyecto común como es España". El tramo visitado hoy de Legutiano-Escoriatza, tiene 7.416 metros de longitud y se dividió a efectos de licitación en dos subtramos de 5.000 metros y 2.416 metros de longitud respectivamente. El túnel de Albertia de 4.786 metros de longitud, es la obra "más singular del tramo", con un tubo para cada vía y una sección libre de 57 metros cuadrados en cada uno de los tubos. Alrededor de 200 operarios trabajarán al día en esta obra que cuenta con una inversión de 112 millones de euros, lo que refleja su "complejidad", ya que en cada kilómetro se invertirán 23 millones de euros. Asimismo, Alvarez señaló que se destinarán 9 millones de euros para preservar el patrimonio natural de la zona y evitar el impacto de la obra en los montes y sistemas fluviales cercanos. En este sentido, se comprometió a restaurar la zona en el "menor tiempo posible" y señaló que la alta velocidad vasca es un "buen ejemplo de compatibilidad entre infraestructuras y naturaleza". INVERSION La titular de Fomento recordó que la inversión total estimada de la nueva línea Vitoria-Bilbao-San Sebastián asciende a 4.178 millones de euros. El Gobierno central acordó con el Gobierno vasco en abril de 2006 la construcción del corredor guipuzcoano mediante anticipos sobre el Cupo, que serán reintegrados por el Gobierno central. "Toda la financiación de la Línea de Alta Velocidad la asume el Gobierno de España", insistió. Asimismo, detalló que todavía no se ha alcanzado un consenso sobre los accesos a las tres capitales vascas, aunque avanzó que "estos aspectos no afectarán al ritmo de la obra". Al respecto recordó que ya se encuentran licitados 12 de los 18 tramos de la conexión entre Bilbao y Vitoria, lo que supone casi el 60 por ciento de la línea y anunció que en 2009 se licitarán tres tramos más.