Bolivia aumenta sus exportaciones de gas a Brasil y Argentina

  • La Paz, 6 may (EFE).- Bolivia aumentó sus exportaciones de gas natural a Brasil y Argentina, pero ingresará menos por el producto debido a la caída de los precios en los mercados internacionales, informó hoy el presidente de la petrolera estatal YPFB, Carlos Villegas.

Bolivia aumenta sus exportaciones de gas a Brasil y Argentina

Bolivia aumenta sus exportaciones de gas a Brasil y Argentina

La Paz, 6 may (EFE).- Bolivia aumentó sus exportaciones de gas natural a Brasil y Argentina, pero ingresará menos por el producto debido a la caída de los precios en los mercados internacionales, informó hoy el presidente de la petrolera estatal YPFB, Carlos Villegas.

La producción boliviana de gas cubrió el aumento de la demanda de los últimos días de Brasil, de 18 a 24 millones de metros cúbicos diarios, y la de Argentina de 4 hasta 7 millones, explicó el titular de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

Villegas, ex ministro de Hidrocarburos, cree que en los próximos días Brasil puede volver al volumen de demanda de 2008, que era de 30 millones de metros cúbicos, cifra que establece el contrato vigente entre ambos países desde la década pasada como límite máximo.

Respecto al caso del mercado argentino, señaló que el acuerdo consiste en enviar un mínimo de 4 millones de metros cúbicos este año, pero que en algunas oportunidades se han enviado hasta 7 millones, que es el volumen máximo que soporta el gasoducto de exportación.

Por contra, el presidente de YPFB admitió que pese al aumento de las exportaciones, su país recibirá menos dinero debido a la crisis financiera internacional que ha provocado una bajada de precios de los carburantes, si bien no dio cifras sobre el impacto de la caída.

Desde enero pasado, Villegas está al frente de un proceso de reestructuración de YPFB tras las denuncias de corrupción que derivaron en el encarcelamiento de su antecesor Santos Ramírez.

Villegas confirmó además que prepara un conjunto de proyectos para acceder a un préstamo de 1.000 millones de dólares del Banco Central de Bolivia para invertirlos en el sector, controlado por el Estado desde la nacionalización del 2006.