Brown pide una limpieza política por el escándalo de gastos

LONDRES (Reuters) - El primer ministro británico, Gordon Brown, pidió el lunes una reforma total para mitigar un escándalo sobre gastos que ha perjudicado a los principales partidos políticos y ha presionado a la principal figura del Parlamento para que dimita.

Brown afirmó que estaba "enojado y consternado" tras días de divulgaciones sobre los gastos de los diputados, cuestionables y a veces fastuosos, que han llevado al descrédito de los políticos británicos.

"Tiene que haber una reforma desde la raíz", dijo Brown.

"Tengo esperanza en que podamos llegar a un consenso en este país sobre lo que debe hacerse para conseguir una completa limpieza del sistema político", dijo a Sky News.

El escándalo de los gastos ha perjudicado los apoyos a todos los principales partidos, pero sobre todo al Partido Laborista de Brown, en el poder desde 1997. Su popularidad ya era baja en un momento en que Reino Unido lucha contra la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial.

El malestar público por el asunto podría favorecer a los partidos marginales en los comicios locales del 4 de junio y en las elecciones europeas.

Brown está intentando tomar la iniciativa después de que el líder de los Conservadores, David Cameron, le acusara de abusos en su propio partido. Brown ha puesto su confianza en reformas parlamentarias lentas.

En un paso hacia la apertura, el portavoz de Brown dijo que el Gobierno esperaba publicar los recibos de los gastos de los ministros la próxima semana.

El Daily Telegraph obtuvo un disco con detalles de recibos de gastos y ha estado publicando facturas que van desde la limpieza de piscinas, a la comida para perros, así como de hipotecas canceladas.

Los laboristas han suspendido a dos diputados y uno de sus jóvenes ministros ha dimitido pendiente de una investigación sobre sus finanzas.

Un político conservador ha preparado una moción de confianza contra el presidente del Parlamento, Michael Martin, que ha sostenido una larga batalla legal para impedir la publicación de los gastos de los diputados.

Si fuera derrotado, Martin, un veterano laborista, sería el primer líder de la Cámara de los Comunes en ser expulsado desde 1695.