Buckingham investiga si se ha violado su seguridad

LONDRES (Reuters) - El Palacio de Buckingham dijo el domingo que estaba investigando una noticia en la que se explicaba cómo unos periodistas encubiertos pudieron entrar a la residencia de la reina Isabel II y sentarse en su limusina después de sobornar a un chófer.

El diario News of The World afirmó que dos de sus periodistas que se hicieron pasar por empresarios de Oriente Próximo pagaron 1.000 libras esterlinas (unos 1.130 euros) al chófer para evadir los controles de seguridad en el palacio.

El diario indicó que la información expuso la falta de seguridad en Buckingham.

"Podíamos haber sido de Al Qaeda, podíamos haber tenido una bomba o al menos un dispositivo de rastreo", señaló.

Sostuvo que el chófer llevó a los periodistas a un almacén donde había limusinas Bentley y Rolls-Royce usadas por la familia real y que incluso dejó que uno de ellos se sentara en uno de los vehículos.

Una portavoz del palacio indicó que los responsables estudiarían lo sucedido.

"Cualquier asunto de seguridad se toma con mucha seriedad e investigaremos estos alegatos", dijo.

La policía dijo que discutiría el tema con el personal de la familia real.

"Naturalmente estamos preocupados por los temas abordados en esta historia y estamos contactando con los responsables de palacio para hablar sobre los acuerdos en seguridad de su personal", señaló una portavoz de Scotland Yard.

Las residencias reales han sufrido una serie de violaciones en seguridad en los últimos años, llevando al nombramiento de un alto asesor para supervisar el tema después de que en 2003 el periodista del Daily Mirror Ryan Parry pasara dos meses trabajando encubierto en el Palacio de Buckingham.

El periodista fue empleado para labores como pasear los perros de la reina y servirle bebidas, pese a haberse presentado al trabajo con referencias falsas.