Chateando con Allendegui, premio Blasillo, en el Congreso de Huesca

Leandroallendegui

Leandroallendegui

LEANDRO PÉREZ MIGUEL/Gente de Internet Entrevista mantenida vía Facebook con Juan Andrés Muñoz, periodista navarro ganador del Premio Blasillo de Huesca por su blog Allendegui, mientras Leire Pajín y Soraya Sáenz de Santamaría intervienen en el X Congreso de Periodismo Digital de Huesca.

Pregunta. Hola, Allendegui.Respuesta. Buenos días.

P. Muy buenos, ¿dónde andas? R. Pues exactamente a diez centímetros de ti, a tu izquierda.

P. ¿Pero no currabas en la CNN, en Atlanta? R. Pues sí, pero me dieron un premio, el Blasillo al ingenio español, y me han traído a Huesca. Pero sí, mi trabajo principal y el que me da de comer está en CNN, en Atlanta, donde vivo desde 1998.

P. Bien, bien. Premiar el ingenio tiene su miga. ¿Qué tomas para ser ingenioso en Allendegui? R. Pues el truco es desayunar bien, porque si no, uno no está de humor. Un par de huevos con bacon, patatas fritas, café, bollería, cinco pizzas... le funciona a Michael Phelps para ganar medallas de oro y a mí para escribir.

P. ¿De qué no escribes en tu blog? R. No escribo de lo que no hace falta, o de lo que hay ya mucho escrito, o de lo que aumenta el colesterol.

P. El tuyo es un blog "personal", uno de esos millones de blogs donde un internauta cuenta lo que se le ocurre...R. Exactamente, porque lo que no se me ocurre no puedo contarlo. Pero sí, escribo de lo que realmente me gusta, sin pensar en si le va a gustar a los demás, o no. Es mi canal de expresión, donde dejo volar mi imaginación y donde trato de hacer experimentos digitales. Si no fuera un blog personal, de lo que me gusta, lo sentiría como un trabajo, y en ese momento dejaría de escribir.

P. Oye, Allendegui, te veo teclear y me parece que no prestas mucha atención a Soraya Sáenz de Santamaría y Leire Pajín... quien por cierto está hablando de todos y todas, de ciudadanos y ciudadanas. R. Como bien dices, "parece", pero estoy atentísimo. Lo de teclear es un tic nervioso que tengo. Siempre que un político habla a los ciudadanos y ciudadanas presto mucha atención porque seguramente está diciendo algo importantísimo.

P. Seguro. Antes me han contado que varios periodistas te estaban entrevistando. ¿Has soltado muchos titulares? R. En todas las entrevistas que me hacen trato de soltar varios titulares. Los titulares también tienen derecho a la libertad.

P. ¿Te han preguntado en qué vas a gastar los 6.000 euros del Blasillo? Todos los periodistas avezados siempre preguntan eso al ganador de un premio. R. Pues parece que no había ningún periodista avezado, pero estoy de acuerdo contigo que es de cajón. De hecho, es literalmente la pregunta del millón de dólares. ¿Tú me las vas a preguntar?

P. Cómo no. Los ciudadanos y las ciudadanas quieren saberlo. R. Pues si hay ese interés, responderé. Me voy a gastar todo en Las Vegas, aunque dejaré 100 euros para imprimir camisetas de Allendegui.

P . Por cierto, ¿ya has averiguado que significa el punto cero cuando hablan de Web 2.0?R. Pues un cero siempre será eso, un punto cero. Pero he preguntado a varios de los gurús que asisten a este Congreso de Periodismo digital y todos me contestan lo mismo, que son de letras y que de matemáticas no tienen ni idea.

P. ¿Has oído? ¡También hay política 2.0! R. Lo he oído! Estoy aprendiendo muchísimo en este congreso. La política 2.0 es una política aún más enredada de lo que ya es.

P. Ana Pastor se pregunta si los políticos escriben sus blogs y sus "feisbuks". ¿Tú también tienes un negro? R. Tengo uno, pero es un secreto. Te lo digo a ti porque sé que no vas a publicar esta entrevista. Si no tuviera un "negro" no podría escribir lo que escribo. Mi blog sería gris.

P.  Dice Soraya Sáenz de Santamaría que pertenecemos a la generación X... R. Ufff, eso es pornografía. No sé por qué no lo han censurado. A mí que no me mezclen con esas cochinadas.

P. Acabo de enviar a Soraya una invitación para que nos hagamos amigos en Facebook (acaba de decir Leire Pajín que no tiene perfil ahí) R. Jo, tú sí que eres un tío conspicuo (siempre quise utilizar la palabra conspicuo y no había tenido oportunidad), sobre todo por ser amigo mío.