China protesta por la denuncia de Obama a la falta de libertad de expresión en el país asiático

China protesta por la denuncia de Obama a la falta de libertad de expresión en el país asiático

China protesta por la denuncia de Obama a la falta de libertad de expresión en el país asiático

PEKÍN, 4 (EUROPA PRESS/Débora Altit)

El Gobierno chino respondió hoy molesta al discurso del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa, y exigió a Washington que deje de intervenir en "la libertad de prensa china".

Obama había denunciado el pasado 1 de mayo el acoso a la prensa en numerosos países, entre los que incluyó a China y ciudadanos de este país como el periodista Shi Tao o el activista defensor de los Derechos Humanos Hu Jia, ambos encarcelados.

El Ministerio de Exteriores chino respondió hoy afirmando que el Gobierno protege la libertad de prensa y expresión según lo estipulado por la ley. "La información en China ha alcanzado unos logros importantes desde la reforma y apertura al exterior hace 30 años. El número de periodistas ha aumentado y sus derechos e intereses se han protegido", señaló el portavoz Ma Zhaoxu.

"Exigimos a Estados Unidos que respete los hechos y la jurisdicción china, considere la libertad de prensa del país de la forma correcta y deje de intervenir en la libertad de prensa china", añadió.

El informe elaborado por la organización Freedom House con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa concluyó que la situación del periodismo empeoró el año pasado por séptimo año consecutivo, con la particularidad de que este año las condiciones se han deteriorado en todas las regiones del planeta.

En China, la organización (financiada por el Gobierno estadounidense y varios grupos privados) denuncia la ruptura de la promesa hecha por Pekín, que había asegurado que la situación de la prensa mejoraría con motivo de los Juegos Olímpicos cuando en realidad ha ocurrido lo contrario.

La mano del Gobierno chino también se ha hecho notar en Hong Kong, según este estudio, ya que indica que la región ha pasado de "libre" a "semi-libre" por la cada vez mayor intervención de Pekín en los medios de comunicación.