Cincuenta coliseos operísticos europeos abren sus puertas para atraer al público

  • París, 9 may (EFE).- Una cincuentena de teatros de ópera europeos, casi la mitad de ellos en Francia, abren hoy sus puertas para intentar atraer más público y hacer desterrar "ideas preconcebidas" sobre el espectáculo operístico.

Cincuenta coliseos operísticos europeos abren sus puertas para atraer al público

Cincuenta coliseos operísticos europeos abren sus puertas para atraer al público

París, 9 may (EFE).- Una cincuentena de teatros de ópera europeos, casi la mitad de ellos en Francia, abren hoy sus puertas para intentar atraer más público y hacer desterrar "ideas preconcebidas" sobre el espectáculo operístico.

La iniciativa francesa "Todos a la ópera", que ya se celebró en los dos años anteriores, llega a su tercera edición con actividades dentro de los teatros, exposiciones, visitas guiadas y exhibición de sus formas de trabajar y de escenificar ópera.

Este año la jornada cuenta con el apoyo del tenor franco-mexicano Rolando Villazón, aunque sin su presencia, puesto que el cantante anunció hace unos días su retirada temporal de los escenarios por razones de salud.

En Francia son hoy 24 teatros -entre ellos la Opera de París, la de Lyon, Burdeos o Lille- los que abren sus salas, sus camerinos y talleres para que el público aprecie el alcance de sus actividades y cómo se organiza la tarea de representar un espectáculo "total" como es la ópera.

La Reunión de las Operas de Francia (ROF) organiza y coordina las actividades de la tercera edición de "Todos a la Opera", que en años anteriores contó con el apoyo de Natalie Dessay (2007) y de Roberto Alagna (2008).

Los coliseos abiertos presentan una programación que incluye no sólo la visita a dependencias que habitualmente están vedadas al público, sino que muestran, como la Opera Bastilla, de la capital francesa, grabaciones de representaciones legendarias, como la "Raymonda" con coreografía de Rudolf Nureyev.

Visitas guiadas y con animaciones propone además la Opera Cómica de París, con un taller específico denominado "Vaudeville" en el que se pretende explicar el espíritu que animó la creación de este teatro y prevé la improvisación de una "coral" en torno a las parodias que se organizaban durante la época de Luis XIV.

Los teatros de Opera en Francia fueron visitados en las jornadas de puertas abiertas de años anteriores por 75.000 y 90.000 personas y la organización espera que este año se alcancen los cien mil visitantes.

Según Laurent Hénart, presidente de la ROF, resulta evidente que los teatros de Opera pueden resultar para el público en general algo distantes y elitistas, por el simple hecho de que sus aforos son limitados y porque motivos financieros impiden hacer muchas representaciones de cada título.

"Las Operas deben multiplicar las iniciativas para incrementar la oferta para todos los públicos", asegura Hénart en la página en internet dispuesta para la ocasión (www.tous-a-lopera.fr) donde además se recuerdan las posibilidades que ofrecen la transmisión en directo de los espectáculos por la red y en salas de cine convencionales.

Un ejemplo de esto es la difusión del montaje de la "Carmen" de Bizet firmado por el británico Adrian Noble que, bajo la batuta de su compatriota John Eliot Gardiner, acogerá la Ópera Cómica del 15 al 30 de junio, y que se retransmitirá en varias salas de cine de alta definición.

Se trata de emular el modelo de la Metropolitan Opera House de Nueva York, que emite desde 2006 en directo las obras sobre pantallas de cine de alta definición en un ciclo denominado "The Met: Live in HD".