Citarán a un activista de DD.HH. y a un empresario por el caso de terrorismo en Bolivia

  • La Paz, 30 abr (EFE).- El fiscal que investiga los nexos de una banda terrorista desarticulada en Bolivia convocará a declarar a un dirigente de la organización Human Rights Foundation (HRF) y a un empresario que presuntamente están en EE.UU. y Uruguay, respectivamente, dijo hoy el propio funcionario.

La Paz, 30 abr (EFE).- El fiscal que investiga los nexos de una banda terrorista desarticulada en Bolivia convocará a declarar a un dirigente de la organización Human Rights Foundation (HRF) y a un empresario que presuntamente están en EE.UU. y Uruguay, respectivamente, dijo hoy el propio funcionario.

El fiscal Marcelo Sosa, encargado del caso, aseguró a los medios que está trabajando con la Policía para determinar adónde viajaron esas personas en los últimos días y convocarlos a declarar.

Se trata de Hugo Antonio Achá Melgar, presidente de la organización no gubernamental HRF en Bolivia, quien presuntamente se encuentra en Estados Unidos, y del empresario Alejandro Melgar Pereira, que, según su familia, viajó hasta Uruguay.

Sosa planea convocar a Achá y a Melgar después de oír las declaraciones de algunos detenidos en este caso que los implican en una red de intermediarios y financiación del grupo terrorista.

Esta supuesta banda terrorista fue desarticulada hace dos semanas con un operativo de la Policía, que abatió a tres personas, entre ellos el supuesto líder del grupo, Eduardo Rózsa-Flores (de nacionalidades croata, boliviana y húngara), y detuvo a otros dos, actualmente recluidos en un penal de La Paz.

Hace dos días, las autoridades capturaron a otros dos hombres en Santa Cruz (oriente), ambos miembros de la organización radical y autonomista Unión Juvenil Cruceñista.

Uno de estos detenidos, Juan Carlos Gueder, admitió hoy haberse reunido con Rózsa-Flores y dijo que Achá también debería "dar la cara" porque participó en encuentros con la banda.

Desde EE.UU. y en declaraciones a un canal de televisión de La Paz, Achá rechazó las denuncias, dijo que espera "ser adecuadamente citado" a declarar y aseguró que tiene "toda la intención de regresar" a Bolivia pero que necesita garantías sobre sus derechos.

Admitió que efectivamente conoció y se reunió con Rózsa-Flores en "cuatro o cinco" ocasiones, pero matizó que éste se presentó como escritor y corresponsal de prensa internacional interesado en los informes de HRF sobre derechos humanos en Bolivia.

De su parte, la familia de Alejandro Melgar, que está vinculado a varias organizaciones empresariales de Santa Cruz, también rechazó las denuncias y señaló que está en Uruguay, a donde viajó desde la ciudad argentina de Mendoza tras participar en un torneo de tiro deportivo.

"Él no regresará hasta que yo lo vea conveniente porque no existen garantías para su persona", dijo Johnny Melgar, padre de Alejandro, al diario cruceño El Deber.

Según el Gobierno y las investigaciones de la Fiscalía, la supuesta banda pretendía asesinar al presidente Evo Morales y organizar a milicias para promover la separación de la provincia de Santa Cruz.

Gueder también aseguró que otro de los planes era atentar contra la vida de los gobernadores opositores de Santa Cruz y Beni, para convertirlos en "mártires" de la lucha por las autonomías en el país.