CNA sigue por delante en las elecciones en Sudáfrica

Etiquetas

PRETORIA (Reuters) - El partido gobernante de Sudáfrica, el Congreso Nacional Africano (CNA), lograba el jueves aventajarse en los recuentos iniciales de las elecciones nacionales y su líder, Jacob Zuma, se encaminaba a convertirse en presidente pese al desafío de la oposición.

Resultados preliminares con la mitad de los votos escrutados otorgaron al CNA un 66,67 por ciento de los votos, minando las esperanzas del partido Congreso del Pueblo (COPE, por sus siglas en inglés), formado por disidentes del CNA, de representar el primer desafío real a la formación oficialista desde el fin del apartheid en 1994.

Los últimos resultados mostraron al CNA muy cerca de mantener su mayoría de dos tercios, que le permitiría cambiar la Constitución y afianzar su posición. Los resultados de determinados bastiones del CNA todavía estaban pendientes.

Zuma se describe como un defensor de los pobres y para muchos votantes el historial del CNA en la lucha contra el gobierno de minoría blanca aún es más fuerte que las frustraciones por su fracaso en afrontar el crimen, la pobreza y el sida.

"Hemos estado hablando sobre una victoria decisiva, la que creemos está a la vista", dijo el secretario general del CNA, Gwede Mantashe.

El COPE logró alrededor del 8 por ciento de los votos en los recuentos iniciales. El desafío más grande viene de la Alianza Democrática (AD) -- liderada por una mujer blanca -- con cerca de un 16,7 por ciento de los votos.

La AD superaba al CNA en la provincia del Cabo Occidental, principal destino turístico de Sudáfrica que actualmente es controlado por el CNA, con un 51,54 por ciento de los votos en los recuentos.

"Me siento muy bien respecto a los resultados nacionales (...) Estamos justo por sobre el 50 por ciento en Cabo Occidental, eso es lo que esperábamos porque significa que hemos duplicado nuestros números desde la última vez", dijo la líder de la AD, Helen Zille.

El CNA obtuvo un 45,25 por ciento de los votos en el Cabo Occidental en las elecciones de 2004.

Los partidos opositores esperan por lo menos privar al CNA de los dos tercios de la mayoría parlamentaria, pero con un recuento de un cuarto de los votos no estaba claro si eso ocurriría.

Los resultados finales no se esperan antes del viernes, pero apenas hay dudas de que Zuma, de 67 años, se convertirá en presidente sólo tres semanas después de que los fiscales abandonaran un caso de corrupción, de ocho años, que manchó su reputación.