Colombia despide al maestro Rafael Escalona a ritmo de vallenato

  • Valledupar (Colombia), 15 may (EFE).- El más grande juglar del vallenato, Rafael Escalona, recibió hoy sepultura en Valledupar tras un sentido homenaje a ritmo de acordeón, en el que participaron el cantante Carlos Vives y los más afamados "reyes" de esa melodía caribeña.

Colombia despide al maestro Rafael Escalona a ritmo de vallenato

Colombia despide al maestro Rafael Escalona a ritmo de vallenato

Colombia despide al maestro Rafael Escalona a ritmo de vallenato

Colombia despide al maestro Rafael Escalona a ritmo de vallenato

Valledupar (Colombia), 15 may (EFE).- El más grande juglar del vallenato, Rafael Escalona, recibió hoy sepultura en Valledupar tras un sentido homenaje a ritmo de acordeón, en el que participaron el cantante Carlos Vives y los más afamados "reyes" de esa melodía caribeña.

Después de que cientos de habitantes de Valledupar, capital del departamento colombiano del Cesar y cuna del vallenato, se acercaran hasta su capilla ardiente en la Catedral de la Inmaculada Concepción para darle el último adiós, se inició la ceremonia con la actuación de los niños de la escuela Talento Vallenato de Rafael Escalona.

Vestidos con coloridos trajes y acompañados por acordeones, los niños cantaron "La honda herida", un clásico colombiano.

El maestro Escalona falleció el miércoles a causa de una dolencia cardiaca pocos días antes de cumplir 82 años y tras once días ingresado en una clínica de Bogotá.

Este prolífico compositor dio a conocer al mundo el vallenato, un ritmo musical de campesinos que con el tiempo se popularizó entre todas las clases sociales.

El momento más emotivo fue cuando el cantante Jorge Oñate, en una tarima instalada en la plaza principal de Valledupar, cantó ante una multitud formada por casi 5.000 personas con pañuelos blancos "El testamento" y "La maye", algunos de sus temas más conocidos.

Y es que el blanco fue el color que predominó entre los asistentes, incluido el propio presidente colombiano, Álvaro Uribe, quien vestido de ese tono, con una única banda negra de luto en su brazo derecho, ondeó su pañuelo entre el público.

En el concierto también participó Carlos Vives, gran amigo del maestro y quien interpretó algunas de sus canciones.

Vives encarnó en 1991 el papel de Rafael Escalona en la serie televisiva "Un canto a la vida", en la que interpretó los temas del compositor, una experiencia que le llevó a dar un giro a su carrera musical y dirigirla hacia el vallenato fusionado con el rock, pop y otros ritmos caribeños, con gran éxito en todo el mundo.

Este homenaje organizado especialmente para despedir a Escalona terminó después de que varios de los "reyes" que cada año participan en el Festival de la Leyenda Vallenata y el cantautor Diomedes Díaz le dieran su último adiós con acordeones.

Santander Durán Escalona, en representación de sus amigos y familiares, fue quien dirigió unas palabras a los congregados en forma de despedida póstuma.

La música dio paso a una ceremonia religiosa oficiada por el obispo de la Diócesis de Valledupar, Oscar Vélez Isaza, y después el cortejo fúnebre recorrió las dos calles que separan la tarima "Francisco El Hombre", en la plaza de la Catedral, del Cementerio Central, donde recibió sepultura.

Los restos del compositor e intérprete de la "Una casa en el aire" fueron depositados junto a los de sus entrañables amigos Jaime Molina y la ex ministra de Cultura Consuelo Araujo.

Ésta última, conocida como "La cacica" y asesinada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), fue cofundadora del Festival de la Leyenda Vallenata en 1968 junto al propio Escalona y el ex presidente colombiano Alfonso López Michelsen (1913-2007).

El departamento colombiano del Cesar es la tierra que vio nacer a Escalona y cuna del vallenato, un ritmo exclusivo del Caribe colombiano marcado por las melodías del acordeón que este maestro llevó a todo el mundo y por lo que fue bautizado como el "Rey de Reyes del Vallenato".

En el Cesar se decretaron tres días de luto en memoria del gran maestro.