Comer pescado, nueces y aceite de oliva reduce el riesgo de ceguera

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El consumo regular de pescado, nueces, aceite de oliva y otros alimentos que contienen ácidos grasos omega-3 y evitar las grasas trans parece asociarse con un menor riesgo de degeneración macular asociada a la edad (DMAE), según un estudio de la Universidad de Sidney en Australia que se publica en la revista 'Archives of Ophthalmology'. La DMAE es la principal causa de pérdida grave de la visión en los mayores de 65 años en el mundo desarrollado y sus factores de riesgo incluyen la edad, marcadores genéticos y el tabaquismo.

Los investigadores, dirigidos por Jennifer S.L. Tan, estudiaron a 2.454 participantes del Estudio de los Ojos Blue Mountains que comenzó en 1992 hasta 1994. En ese momento los participantes completaron un cuestionario de frecuencia alimentaria que se analizó para determinar su consumo de varios ácidos grasos. Los autores emplearon fotografías digitales de la retina para evaluar el desarrollo de la DMAE cinco y diez años después.

Los resultados mostraron que después de ajustar factores como la edad, el sexo y el tabaquismo, el consumo de una ración de pescado a la semana se asociaba con un 31 por ciento menos de riesgo de desarrollar DMAE precoz. La asociación era mayor entre los individuos con un menor consumo de ácido linoleico, un ácido graso omega-6 insaturado que se encuentra en los aceites vegetales. El consumo de entre una y dos raciones de nueces a la semana se asoció con un 35 por ciento menos de riesgo de DMAE precoz.

Los autores concluyen que estos descubrimientos apoyan la hipótesis de que un mayor consumo de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y el consumo regular de pescado y nueces en la dieta podría proteger contra el desarrollo precoz de la DMAE. Estos ácidos grasos podrían proteger los ojos al evitar la acumulación de placas en las arterias o al reducir la inflamación, la formación de vasos sanguíneos y los daños celulares asociados al oxígeno en la retina.

Se había sugerido antes una conexión de los efectos protectores contra la DMAE entre el consumo de estos alimentos y otros factores como el tabaquismo, el consumo de ácidos grasos omega-6 insaturados o los betacarotenos y la tasa de colesterol en la sangre total con el HDL o colesterol bueno.

Según los investigadores, los descubrimientos también apuntan a que el equilibrio entre varios nutrientes es esencial para maximizar el beneficio nutricional. Los autores concluyen que serán necesarios nuevos estudios para determinar si el cambio de dieta o los suplementos podrían prevenir o retrasar el desarrollo de DMAE.

En otro estudio dirigido por Elaine W.T.Chong del Centro de Investigación de los Ojos en Australia se analizaron 6.734 individuos de entre 58 y 69 años. Entre 1990 y 1994, los investigadores evaluaron el consumo de nutrientes de los participantes a partir de un cuestionario de frecuencia alimentaria y fueron seguidos en relación al desarrollo de DMAE entre 2003 y 2006.

Los resultados de este otro trabajo mostraron que las personas que consumían mayores niveles de grasas trans-insaturadas, descubiertas en productos horneados y alimentos procesados, eran más propensas a tener DMAE avanzada. Sin embargo, aquellas que consumían los mayores niveles de ácidos grasos omega 3 eran menos propensas a desarrollar DMAE precoz.

Según los investigadores, el consumo de 100 mililitros o más de aceite de oliva por semana frente a un consumo de menos de 1 mililitro se asoció con una menor prevalencia de DMAE avanzada. Los autores concluyen que las personas que siguen una dieta baja en alimentos procesados y alta en ácidos grasos trans-insaturados y rica en ácidos grasos omega-3 y aceite de oliva podrían beneficiarse de alguna protección frente al desarrollo de DMAE.