Comienza la reunión entre la patronal y los sindicatos con posturas enfrentadas

  • Vigo, 11 may (EFE).- Representantes de la patronal y de las tres centrales sindicales (CCOO, UGT y CIG) han iniciado la reunión convocada por la Xunta para intentar avanzar en la negociación del convenio colectivo del sector metalúrgico.

Vigo, 11 may (EFE).- Representantes de la patronal y de las tres centrales sindicales (CCOO, UGT y CIG) han iniciado la reunión convocada por la Xunta para intentar avanzar en la negociación del convenio colectivo del sector metalúrgico.

No obstante, ambas partes han reconocido que las posturas siguen estando enfrentadas.

Así lo informaron, antes del inicio del encuentro los sindicatos y los empresarios, quienes coincidieron en señalar que los posicionamientos están alejados y, pese a la total disposición a negociar, no esperan grandes avances en la jornada de hoy.

La reunión comenzó cerca de las 13:00 horas y por parte de la Administración gallega acudieron la delegada territorial de la Xunta en Vigo, Lucía Molares, el director general de Relaciones Laborales, Otilo Martiñá, y el jefe de Inspección, José María Casas de Ron.

En declaraciones a los periodistas, el representante del Metal de CIG, Miguel Anxo Malvido, se mostró confiado en que la mediación de la Xunta impulse un nuevo escenario de negociación que, hasta la fecha, no fue posible y dijo que tenía "esperanza" en un cambio de actitud por parte de la patronal.

De la jornada de hoy, Malvido señaló que espera que pueda fijarse un calendario de negociación y reiteró que hasta que los empresarios no se replantee una oferta nueva los sindicatos no piensan "mover ficha".

Recordó que las dos jornadas de huelga de la pasada semana que sacó a las calles de Vigo a miles de trabajadores es una demostración de la "fuerza" que tiene el sector e insistió en la necesidad de que la patronal comience a ser flexible.

Por su parte, el portavoz de los empresarios, Javier Martínez, afirmó que acuden a esta negociación con" la mejor de las disposiciones", pero advirtió de que en el actual momento de crisis no se pueden emplear las mismas fórmulas que en anteriores negociaciones.

Al respecto, rechazó cualquier incremento salarial "fuera de lógica".

Los sindicatos piden un incremento salarial de un 6 por ciento y que el convenio colectivo tenga una duración de un año, mientras que los empresarios plantean dos años de vigencia y que se mantenga el poder adquisitivo de los trabajadores.

El convenio colectivo del metal afecta a unos 27.000 trabajadores en la provincia de Pontevedra.