Commerzbank prevé nuevas demandas de pago de bonificaciones

  • Fráncfort (Alemania), 8 may (EFE).- El segundo banco alemán en activos, Commerzbank, prevé nuevas acciones legales por parte de los ejecutivos afectados por la decisión de no proceder al pago de las bonificaciones prometidas en su día.

Fráncfort (Alemania), 8 may (EFE).- El segundo banco alemán en activos, Commerzbank, prevé nuevas acciones legales por parte de los ejecutivos afectados por la decisión de no proceder al pago de las bonificaciones prometidas en su día.

"Ya hay una cifra de tres dígitos de reclamaciones y todavía está abierta la cuestión de cuantas más vendrán de aquí al verano", dijo hoy Michael Reuther, miembro del Consejo Directivo de Commerzbank.

La crisis financiera y la adquisición el pasado otoño de Dresdener Bank ha llevado a Commerzbank al campo de los números rojos, de ahí que la cúpula directiva decidiera reducir al mínimo el pago de bonos a los ejecutivos integrados en el grupo.

La aseguradora Allianz, matriz de Dresdner Bank, prometió a los ejecutivos del banco previo a su venta a Commerzbank, en septiembre de 2008, bonos por valor total de 400 millones de euros, de los que 130 millones aproximadamente ya han sido pagados.

Según un estudio publicado por Commerzbank en marzo, sólo los nueve directivos del comité ejecutivo Dresdner Bank ganaron 58 millones de euros en 2008 pese a que la entidad de crédito tuvo unas pérdidas millonarias ese año.

Casi la mitad de esta cantidad, unos 24 millones de euros fueron indemnizaciones.

Los directivos de los grandes bancos privados de Alemania han tenido que ver recortes en sus honorarios debido a la crisis financiera o a que el Estado alemán ha entrado en el capital.

Los emolumentos de los directivos de Commerzbank se redujeron en 2008 dos terceras partes hasta 4,3 millones de euros.

Commerzbank fue el primer banco en recibir ayudas del Estado a través de los fondos estatales de ayuda al sector bancario (Fondos de Estabilización de los Mercados Financieros (SoFFin en alemán).

El Estado alemán tiene una participación del 25 por ciento más una acción en Commerzbank por lo que se convierte en un accionista mayoritario, con derecho a veto en decisiones importantes y en la junta general.

Por ello, los miembros del comité ejecutivo de Commerzbank no pueden ganar más de 500.000 euros y tienen que renunciar al cobro de bonos.

Según datos presentados hoy en Fráncfort, Commerzbank cerró el primer trimestre del año con una pérdida neta de 861 millones de euros.