Condenan a cinco años a un nigeriano por estafar a través del timo de la lotería

MÁLAGA, 10 (EUROPA PRESS) La Audiencia Provincial de Málaga ha condenado a cinco años de prisión a un nigeriano por estafar a través del timo de la lotería a un ciudadano británico, del que recibió ingresos en su cuenta bancaria por valor de 35.000 euros, y que fue detenido justo cuando trataba de extraer el último ingreso utilizando el pasaporte de otra persona. La sentencia recoge que el acusado se venía dedicando a este timo, que consiste en convencer a personas, casi todas extrajeras, de que han ganado un suculento premio, lo que en realidad es falso, y que para cobrarlo tiene que dar un adelanto. Para ello, se utilizan comunicaciones de determinados organismos que no existen, a las que estampan sellos que aparentan ser oficiales. Según la resolución, a la que tuvo acceso Europa Press, en junio de 2004, un británico recibió una de esas comunicaciones en la que se le informaba que había sido agraciado con un premio de 97.363 euros. Luego, le exigieron el ingreso de varias cantidades, entre otras, dos transferencias que fueron a la cuenta del procesado, por valor de 35.000 euros. Se declara probado que para realizar esta actividad, el acusado utilizaba el nombre de una persona que realmente existe y cuyo pasaporte él tenía en su poder. El procesado fue detenido después de que los empleados de un banco alertaran de ingresos desde el exterior en sólo 15 días por valor de 19.948 euros, dinero que retiraba de forma inmediata. Además de 700 euros, cuando fue arrestado llevaba un documento con un membrete de un organismo de lotería inexistente, que comunicaba un premio de 416.819 euros, aunque el acusado no pudo disponer del dinero que ya había sido transferido porque se descubrió el fraude. Así, se le condena por un delito continuado de estafa, del que le acusaba el fiscal, se le impone una multa de 3.000 euros, a parte de la pena de prisión. La Sala determina que el acusado actuó junto a otras dos acusadas, de origen lituano, que no fueron juzgadas por estar en rebeldía, en esta operación, aunque descarta su participación en otras distintas, porque la conexión entre unas y otras se basan en el modus operandi, cuando "es notorio no sólo el conocimiento de tal modo de proceder sino su profusión entre los individuos de nacionalidad nigeriana". De hecho, el acusado tiene otras diligencias pendientes. Por otro lado, se le absuelve del delito de falsedad de documento, tras retirar el ministerio público la acusación inicial. El procesado se negó a declarar, según la sentencia, aunque ante el instructor dijo que había hecho trabajos en el campo, en la construcción y de guardia de seguridad en un matadero que habrían generado ingresos que "en ningún caso, dado que el trabajo se desarrollaba en España, podían proceder de fuera", como es el caso del dinero que obtuvo del afectado. No obstante, sí determina que hubo acuerdo previo en este caso con las otras dos acusadas, que no han sido juzgadas, puesto que del desembolso de 80.000 euros que hizo el afectado, personado como acusación particular, "se beneficiaron los tres acusados". Así, se fija como indemnización la cantidad de 56.500 euros, dinero que corresponde a lo ingresado por la víctima en cuentas de los tres.