Correa logra una reelección histórica en Ecuador

QUITO/GUAYAQUIL (Reuters) - El presidente de Ecuador, Rafael Correa, logró el domingo una histórica reelección para gobernar durante cuatro años más, en los que se enfrentará a la crisis económica y a la amenaza de demandas millonarias de inversores extranjeros.

El líder socialista habría obtenido cerca de un 49 por ciento de los votos, superando al ex presidente Lucio Gutiérrez en más de 17 puntos, según los resultados oficiales con el 11,46 por ciento de los votos escrutados. Ese porcentaje estaría en línea con los datos de un conteo rápido y dos sondeos a pie de urna difundidos previamente y evitaría una segunda vuelta.

"Esta revolución está en marcha y nada ni nadie la detiene (...) hoy se gana en una sola vuelta, es algo inédito, un hecho histórico", dijo sonriendo el mandatario, que aseguró que sus aliados habrían ganado el 70 por ciento de las prefecturas regionales y una holgada mayoría en la cámara legislativa.

"Jamás les fallaremos. ¡Hasta la victoria siempre!", exclamó tras recibir las felicitaciones de ministros y seguidores, que cantaban "una sola vuelta, Ecuador".

De confirmarse, la amplia diferencia entre Correa y su oponente más cercano evitaría una segunda vuelta electoral por primera vez en los 30 años de democracia ecuatoriana.

Gutiérrez, que denunció irregularidades en el proceso de votación, se ha declarado oficialmente opositor pese a que en un principio dijo que no reconocería la victoria de su rival hasta conocer los datos definitivos de las autoridades electorales.

"Estamos en la oposición, pero una oposición firme, una oposición digna", afirmó el militar retirado, que en 2000 lideró un exitoso pero breve Golpe de Estado.

NUEVO CICLO

Correa ha prometido abrir un nuevo ciclo político y económico en la volátil nación andina, aplicando la nueva Constitución de corte socialista que el año pasado le convirtió en el gobernante más poderoso en la historia reciente de Ecuador.

Sin embargo, el desplome de los precios del petróleo, la caída de las remesas y las perjudicadas exportaciones agropecuarias comprometen los recursos disponibles para los proyectos sociales que han sostenido su popularidad, en un país donde ningún presidente de la última década ha logrado cumplir una legislatura.

"Correa está en la mira de todos los ecuatorianos y debe seguir con una inversión social adecuada, de lo contrario, su Administración durará poco tiempo", dijo Karen Cabrera, una veterinaria de 32 años, en Guayaquil.

El partido de Correa, Acuerdo País, pretende además obtener una mayoría en la nueva Asamblea Nacional que le permitiría sacar adelante reformas legales clave para dotar de más poder económico al Gobierno y mayor control sobre instituciones como el Ejército, los medios de comunicación y las Cortes.

Aunque sus adversarios le tildan de autócrata populista, la mayoría pobre del país aplaude su mano dura contra los inversores extranjeros, de los que ha obtenido más recursos con agresivas negociaciones de contratos que le han permitido financiar subidas de salarios, escuelas y hospitales.