Cuba dice que las medidas de Obama no son un gesto

LA HABANA (Reuters) - La liberación de los viajes de cubano-estadounidenses a Cuba no puede tomarse "en serio" como un gesto del presidente Barack Obama hacia la isla, dijo el líder del Parlamento cubano en una entrevista.

Ricardo Alarcón dijo a la cadena estadounidense de televisión CNN en español, que emitió las imágenes el domingo, que si Obama quiere enviarle una señal a Cuba debe procesar al ex agente de la CIA Luis Posada Carriles, acusado por La Habana de terrorismo, o liberar a cinco agentes cubanos presos en Estados Unidos desde hace una década acusados de espionaje.

Al permitir los viajes y el envío de remesas de los emigrantes cubano-estadounidenses, Obama simplemente cumplió una promesa con sus votantes de Florida, dijo el funcionario cubano.

"Realmente no se puede tomar en ningún sentido en serio como un gesto hacia Cuba. Fue la consecuencia de una decisión política perfectamente calculada y anunciada de antemano", dijo en una entrevista grabada el viernes durante una conferencia académica sobre la revolución cubana en Kingston, Canadá.

Alarcón dijo también que la oferta del presidente cubano, Raúl Castro, de discutir sobre derechos humanos con Obama sigue en pie, siempre que sea en igualdad de condiciones y no sólo sobre Cuba.

"Nos podemos sentar a discutir de derechos humanos, de libertad de información, de democracia. Tienen que estar dispuestos a escuchar mucho, porque es mucho lo que hay que decirles a ellos", dijo.

"Pero realmente lo que hay que discutir es cómo tener una relación normal conforme a los principios del derecho internacional y del sentido común entre dos países vecinos", añadió.

Raúl Castro dijo en abril que estaba dispuesto a discutir con Estados Unidos sobre derechos humanos. Pero días después el convaleciente ex presidente Fidel Castro dijo que las palabras de su hermano habían sido malinterpretadas.

Obama ofreció el mes pasado un nuevo comienzo a La Habana. Dijo estar dispuesto a dialogar con la isla, aunque aclaró que no levantaría el embargo de casi medio siglo mientras Cuba no dé muestras de avances democráticos y de derechos humanos.

Por su parte, el estado caribeño culpa al embargo de muchos de sus problemas económicos. Las sanciones impuestas a la isla son condenadas año tras años por la mayoría de los miembros de Naciones Unidas.

"Son muchas las cosas que tendríamos que cambiar. ¿Quién tiene que hacerlo? El que ha creado el problema. Cuba no impuso un embargo contra Estados Unidos, no ocupa parte de su territorio, ni hace listas condenatorias", dijo Alarcón.

"Nosotros no tenemos absolutamente nada que hacer. Excepto que tomar nota y reconocer los pasos rectificadores cuando se den", añadió.