Detenidos dos "aluniceros" que huyeron temerariamente tras robar en Illescas

  • Madrid, 7 may (EFE).- La Guardia Civil ha detenido a dos hombres acusados de perpetrar un robo mediante el método del alunizaje en un comercio de la localidad toledana de Illescas, tras el que huyeron a gran velocidad, conduciendo temerariamente y colisionando con varios vehículos, hasta que llegaron a Madrid, donde fueron detenidos.

en Illescas

en Illescas

Madrid, 7 may (EFE).- La Guardia Civil ha detenido a dos hombres acusados de perpetrar un robo mediante el método del alunizaje en un comercio de la localidad toledana de Illescas, tras el que huyeron a gran velocidad, conduciendo temerariamente y colisionando con varios vehículos, hasta que llegaron a Madrid, donde fueron detenidos.

Según ha informado hoy la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, los hechos ocurrieron el pasado jueves, cuando la Central Operativa en Servicio de la Comandancia de la Guardia Civil de Toledo comunicó que se acababa de perpetrar un robo en una tienda de ropa de Illescas mediante el citado método, que consiste en acceder a un local empotrando un coche contra la cristalera.

Los presuntos autores huyeron hacia Madrid en un Audi TT, por lo que se avisó a las patrullas de la zona sur de la Comunidad.

A las 08.30 horas, una patrulla de Tráfico vio el vehículo sospechoso a la altura del kilómetro 8 de la A-42 (Madrid-Toledo) y le dio el alto, pero los sospechosos aceleraron y huyeron a gran velocidad, conduciendo de manera temeraria.

El coche tomó la salida situada en el kilómetro 6 de la citada carretera hacia el caso urbano de Madrid, sin respetar los semáforos e incluso colisionando con otros vehículos.

En un momento de la persecución el coche chocó contra una señal de tráfico y los dos hombres que lo ocupaban huyeron a pie, tras lo que los agentes lograron detenerles.

Se trata de A.G.C. y de D.S.F.V., españoles de 26 y 31 años, a quienes se imputan los delitos de robo con fuerza, hurto de uso de vehículo a motor y contra la seguridad vial.

En el coche se encontraron numerosas prendas de vestir de niño de una conocida marca comercial, valoradas en cerca de 3.500 euros.