Detenidos por terrorismo en Bolivia dicen que fueron forzados a implicar a opositores

  • La Paz, 7 may (EFE).- Dos de los detenidos en el caso de terrorismo secesionista que se investiga en Bolivia denunciaron que fueron maltratados y forzados por la policía a implicar a líderes opositores autonomistas de la región de Santa Cruz (este).

Detenidos por terrorismo en Bolivia dicen que fueron forzados a implicar a opositores

Detenidos por terrorismo en Bolivia dicen que fueron forzados a implicar a opositores

La Paz, 7 may (EFE).- Dos de los detenidos en el caso de terrorismo secesionista que se investiga en Bolivia denunciaron que fueron maltratados y forzados por la policía a implicar a líderes opositores autonomistas de la región de Santa Cruz (este).

Miembros de la comisión de Diputados que investiga el caso revelaron, según publican hoy los medios, que los detenidos Juan Carlos Gueder y Alcides Mendoza denunciaron presiones para implicar al gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, y al empresario Branko Marinkovic, entre otros.

El fiscal Marcelo Sosa anunció que tanto Costas como Marinkovic serán llamados a declarar tras haber sido señalados por testigos como presuntos promotores de una banda secesionista internacional que fue desarticulada a mediados de abril en Santa Cruz.

Tanto Costas como Marinkovic, destacados líderes autonomistas opositores al Gobierno de Evo Morales, rechazaron las acusaciones y adelantaron la organización de protestas contra lo que consideran una operación para descabezar a la oposición autonomista.

Según la diputada Marisol Abán, del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), Gueder y Mendoza implicaron a Costas y Marinkovic mientras eran trasladados desde La Paz, con un policía con "un arma apuntando a la cabeza".

Por su parte, el diputado también opositor Bernardo Montenegro, de Poder Democrático y Social (Podemos), insistió en que los detenidos denunciaron que los policías los maltrataron para que "se autoinculpen de ser los proveedores de armas" a la banda terrorista.

Además, uno de los abogados de Gueder y Mendoza, Raúl Corro, dijo a los medios que ninguno de sus defendidos nombró en ningún momento ni a Costas ni a Marinkovic, como aseguró el fiscal Sosa.

"Se les habría inducido a que digan algunas cosas", denunció Corro en entrevista con la televisión Red Uno, e insistió en que la relación de sus defendidos con el supuesto cabecilla de la banda, Eduardo Rózsa-Flores, era "circunstancial" y además "pasajera".

La supuesta banda de Rózsa-Flores (boliviano con ciudadanía húngara y croata) fue desarticulada el pasado 16 de abril en una acción policial en la que murió junto a Árpád Magyarosi (rumano de origen húngaro) y Michael Martin Dwyer (irlandés).

En la acción también fueron capturados Mario Francisco Tadic Astorga (boliviano con pasaporte croata) y Elöd Tóásó (húngaro), quienes están en prisión preventiva en La Paz.

La Fiscalía ha presentado fotografías de varios de ellos posando con armas que fueron decomisadas en un campo ferial empresarial de Santa Cruz.

El Ministerio Público trabaja con la hipótesis de que la organización pretendía asesinar al presidente Evo Morales y formar milicias secesionistas en Santa Cruz de cara a una posible independencia.