Ecuador celebra elecciones con Correa como favorito


La proporción de población indígena en Ecuador es una de las más altas de América Latina

La proporción de población indígena en Ecuador es una de las más altas de América Latina

Ecuador celebra hoy la primera vuelta de sus elecciones presidenciales. Los pronósticos señalan como favorito al presidente Rafael Correa, que podría obtener una reelección histórica en un país cuyo pasado reciente ha estado marcado por la emigración y la inestabilidad política. La segunda vuelta no sería necesaria si el político socialista obtiene un 40 por ciento de las papeletas y el segundo rival más respaldado se quede por dejabo del 30 por ciento. Se trataría de la primera ocasión desde los años sesenta en que un presidente de Ecuador logra la reelección.

Los comicios se celebran siete meses después de que el país aprobara en referendo una nueva carta magna de corte socialista promovida por Correa, considerado un firme aliado de la corriente bolivariana del presidente venezolano Hugo Chávez.

Más de 10 millones de ecuatorianos están llamados de nuevo a votar las elecciones en la pequeña nación petrolera. Se estiman que un total de tres millones de ecuatorianos viven en el extranjero, de los que cerca de 100.000 residentes en España –con Madrid, Murcia y Cataluña como mayores núcleos- pueden votar este domingo desde nuestro país.

Opción al "futuro"

“Los ciudadanos decidirán sobre ese pasado de saqueo, de injusticia, o este presente y un futuro mucho más hermoso, de cambio”, dijo Correa el jueves ante miles de seguidores en su ciudad natal de Guayaquil, en la costa este del país, donde cerró una maratoniana campaña electoral.

Tras dos años de Gobierno, conserva amplios niveles de popularidad por sus multimillonarios proyectos sociales para la mayoría pobre y pese a las críticas de la fragmentada oposición, que denuncia el despilfarro de los mermados recursos por exportaciones petroleras y remesas de emigrantes. El problema para Correa es que el barril de crudo se paga ahora cerca de los 50 dólares frente a los 145 del pasado julio.

En estos comicios, los sextos desde octubre de 2006, se deciden miles de cargos bajo el nuevo orden constitucional - incluyendo presidente, vicepresidente, asambleístas y autoridades locales -, por los que compiten más de 30.000 candidatos en un país donde el voto es obligatorio.

La campaña también llegó a cuarteles y colegios ya que, por primera vez, militares, policías y adolescentes mayores de 16 años tienen la posibilidad de votar, en un país donde la posición del Ejército ha sido clave en el derrocamiento de tres presidentes durante la última década.

Críticas de la oposición

Sus críticos, que le acusan de seguir las políticas radicales de su aliado venezolano Hugo Chávez, advierten que darle un nuevo mandato de cuatro años pondría en riesgo la democracia y la debilitada economía del mayor exportador mundial de bananas.

“Ustedes bajan la cabeza ante un tirano y eso yo no lo voy a permitir. Quiero devolver a Ecuador su dignidad y su orgullo”, dijo el magnate bananero Álvaro Noboa, quien se ubica tercero en las encuestas, antes cientos de sus seguidores.

Pero ni Noboa, ni el ex presidente Lucio Gutiérrez, segundo en las encuestas, han logrado una masa crítica para desafiar el poderío electoral del gobernante, quien según los sondeos lograría ganar en primera vuelta, un hecho inédito en 30 años de democracia ecuatoriana.

Correa también aspira a ganar la mayoría legislativa, que facilitaría la aprobación de leyes para ejecutar los cambios constitucionales que afectarán al sector público, privado, al Ejército, las cortes y los medios de comunicación.

Mientras, la oposición busca recuperar espacios en la nueva Asamblea Nacional de 124 miembros para frenar al combativo presidente, quien podría ser candidato de nuevo en 2013 si logra mantener la estabilidad económica en el socio más pequeño de la OPEP. Ecuador ocupa el puesto 72 en el índice de desarrollo humano que elabora la ONU con una media de 7.000 dólares (cerca de 5.500 euros) de ingresos anuales per cápita.