El arte subversivo de dictaduras de España y Latinoamérica ve la luz en Stuttgart

  • Berlín, 29 may (EFE).- La creación artística como medio de resistencia contra la opresión de las dictaduras en España, Chile, Perú, Argentina y Brasil protagoniza la muestra "Prácticas Subversivas" de la asociación cultural Württembergischer Kunstverein de Stuttgart (oeste de Alemania).

El arte subversivo de dictaduras de España y Latinoamérica ve la luz en Stuttgart

El arte subversivo de dictaduras de España y Latinoamérica ve la luz en Stuttgart

Berlín, 29 may (EFE).- La creación artística como medio de resistencia contra la opresión de las dictaduras en España, Chile, Perú, Argentina y Brasil protagoniza la muestra "Prácticas Subversivas" de la asociación cultural Württembergischer Kunstverein de Stuttgart (oeste de Alemania).

Fotografía, pintura, arte visual, dibujos, vídeos, instalaciones y "performances" se dan cita en "Prácticas Subversivas - Arte bajo condiciones de represión política", que ilustra la oposición artística de creadores de España, Latinoamérica y Europa del este.

Concebida a partir del proyecto de investigación "Vivid (radical) Memory" desarrollado por la Universitat de Barcelona, el Centro de Cultura y Comunicación de Budapest y la asociación de Stuttgart, la muestra podrá visitarse desde mañana y hasta el 2 de agosto.

"El cuerpo así como la apropiación del idioma, del espacio público, de los medios y del sistema postal desempeñan un papel central (en la muestra)", indicó hoy la entidad organizadora.

Dividida en nueve apartados, la exhibición cuenta con trece comisarios de distintas nacionalidades, encargados de dar voz, y en algunos casos de recuperar las figuras de los artistas que, con sus creaciones, sortearon la censura de su tiempo a la vez que plasmaron una visión a contracorriente de la realidad política y social.

Centrada en la producción artística de las décadas de los años 60, 70 y 80, la compilación de las cerca de 300 obras de unos 80 artistas ha supuesto una labor de investigación de dos años.

La relación entre lo público y lo privado, las estructuras de la censura y la oposición al sistema de poder son elementos claves de la muestra dedicada no sólo a España y Latinoamérica sino a los regímenes dictatoriales de Hungría, Rumanía, la Unión Soviética y la República Democrática Alemana (RDA).

Bajo el epígrafe "Imágenes Progresivas. Arte bajo la dictadura de Chile (1973-1990)", artistas como Carlos Altamirano, Guillermo Deissler y Cecilia Vincuña descomponen y articulan simbólicamente cuestiones como el sufrimiento, la represión y la esperanza.

Comisariado por Ramón Castillo y Paulina Varas, el apartado dedicado al arte chileno reconstruye un alfabeto de la memoria visual que refleja la tensión entre el recuerdo y el olvido.

Con "Cuerpos políticos, territorios en conflicto", dedicado a Argentina, Fernando Davis ha reunido obras de Luis Paxos, Edgardo Antonio Vigo y Horacio Zabala, entre otros, centradas en el cuerpo y el territorio como "las principales dimensiones invocadas por la vanguardia en respuesta al estado de las cosas".

"El cuerpo fue interpretado como un dispositivo de acción política capaz de fracturar y subvertir los preceptos de significado impuestos por el aparato represor", apunta Davis, cuya selección de obras también destaca el uso de la "poética del espacio urbano".

El diseño, la arquitectura y el arte catalanes entre 1969 y 1979 ocupa otro de los espacios de la muestra con reconstrucción múltiple de la dimensión política y estética de la época con creadores como Ricardo Bofill, Enric Franch y Antoni Muntadas.

La propuesta brasileña de "Alternative Networks", rinde homenaje a las universidades públicas y a los servicios nacionales de correo en la década de los sesenta y los setenta como métodos de difusión del arte ajenos a los centros artísticos hegemónicos.

La selección de obras ahonda en el "estimulante potencial utópico" de los símbolos de la resistencia, plasmada en las creaciones de Clemente Padín, Artur Barrio y Regina Vater.

"Pasajes a contracorriente. Tácticas disidentes del arte peruano 1968-1992" revisa la producción artística alternativa a la concepción oficialista desde la perspectiva doble de la crítica institucional y de las nuevas formas de creación colectiva vinculadas a la cultura andina.

Artistas peruanos como Hugo Salazar de Alcázar, Teresa Burga y Alfredo Márquez prestan sus creaciones a una alegoría colectiva centrada sobre las repercusiones físicas y psicológicas de la violencia.