El banco alemán Commerzbank cierra el primer trimestre en números rojos

  • Fráncfort (Alemania), 8 may (EFE).- El banco alemán Commerzbank, segundo en activos de este país y pendiente de recibir nuevas ayudas del Estado, cerró el primer trimestre del año en números rojos tal y como vaticinaban los expertos.

El banco alemán Commerzbank cierra el primer trimestre en números rojos

El banco alemán Commerzbank cierra el primer trimestre en números rojos

Fráncfort (Alemania), 8 may (EFE).- El banco alemán Commerzbank, segundo en activos de este país y pendiente de recibir nuevas ayudas del Estado, cerró el primer trimestre del año en números rojos tal y como vaticinaban los expertos.

Según los datos presentados hoy Commerzbank anotó entre enero y marzo una pérdida neta de 861 millones de euros.

El beneficio operativo fue de menos de 591 millones de euros, y el beneficio antes de impuestos de menos de 880 millones de euros.

Commerzbank achacó parte de esos resultados a la crisis financiera y a los cerca de 289 millones de euros en costos de integración de su nueva filial, Dresdner Bank.

El presidente de Commerzbank, Martin Blessing, rehusó hacer pronósticos para el conjunto del ejercicio en curso, pero aventuró que a partir de 2001 el banco volverá al campo de la rentabilidad.

"A partir de 2012 queremos obtener un resultado operativo de más de 4.000 millones de euros anuales y un rédito después de impuestos del 12 por ciento", dijo.

Blessing reiteró que pese a la persistencia de las condiciones adversas y las turbulencias del sector financiero, Commerzbank está dispuesto a seguir adelante sin nuevas inyecciones de capital.

"Si la situación actual no se agrava, no necesitaremos nuevo capital", dijo Blessing.

En total, Commerzbank recibirá del Estado germano una inyección de capital de 18.000 millones de euros, tras el visto bueno dado ayer, jueves, por la Comisión Europea a estas ayudas.

La Comisión Europea aprobó las ayudas porque garantizan la viabilidad a largo plazo de la entidad, se limitan a lo mínimo necesario y no suponen un perjuicio excesivo a la competencia.

Berlín otorgó en diciembre a Commerzbank 8.000 millones de euros para ayudarle a sortear la crisis financiera y planea concederle otros 10.000 millones.

La entidad tuvo que recurrir a la recapitalización pública debido a sus cuantiosas pérdidas, derivadas en gran parte de la adquisición de Dresdner Bank.

Ante la cuantiosa intervención pública, Berlín optó por la reestructuración del modelo de negocio de Commerzbank, que se centrará en la banca minorista y corporativa, sin renunciar a sus actividades en Europa central y del este.

La entidad se deshará de las inversiones bancarias más volátiles y de sus actividades inmobiliarias, lo que incluye la venta de algunas filiales.

También se suspenderá el reparto de dividendos y el pago de intereses a los titulares de capital híbrido (acciones y deuda).

Asimismo, para despejar cualquier riesgo de daño a la competencia, el banco no podrá durante un plazo de tres años adquirir ninguna entidad o negocio competidor y tampoco podrá ofrecer a sus clientes mejores condiciones que sus rivales en mercados o productos en los que tenga una cuota superior al 5 por ciento.

Hacia las 08:00 GMT, las acciones de Commerzbank subían en la Bolsa de Fráncfort un 5,50 por ciento, hasta los 6,43 euros.