El banco central de EE.UU. avizora una modesta mejoría en la economía

  • Washington, 29 abr (EFE).- La Reserva Federal mantuvo hoy sin cambios su política monetaria y afirmó que avizora una "mejoría modesta" de la economía de Estados Unidos que, entre octubre y marzo pasados, ha tenido el peor desempeño en más de seis décadas.

Washington, 29 abr (EFE).- La Reserva Federal mantuvo hoy sin cambios su política monetaria y afirmó que avizora una "mejoría modesta" de la economía de Estados Unidos que, entre octubre y marzo pasados, ha tenido el peor desempeño en más de seis décadas.

El Comité de Mercado Abierto de la Reserva, que maneja la política monetaria, anunció que mantendrá por un tiempo prolongado la tasa de interés interbancaria de corto plazo entre el 0 y el 0,25 por ciento.

Pocas horas antes, el Departamento de Comercio, en su cálculo preliminar del Producto Interior Bruto (PIB) del primer trimestre de este año, señaló que la tasa anual de contracción fue de 6,1 por ciento.

En el trimestre anterior había sido de 6,3 por ciento y la mayoría de los analistas había calculado una mejoría con un ritmo anual de contracción de 5 por ciento. No obstante lo cual los mercados financieros tomaron el dato con tono positivo, y los valores subieron durante toda la mañana.

El anuncio sobre las tasas de interés no sorprendió, pero tras el diagnóstico económico de la Reserva, las cotizaciones dieron otro impulso alcista en un ambiente de intensa actividad.

La Reserva indicó que la información recibida desde su reunión anterior en marzo muestra una economía que "ha seguido contrayéndose, aunque el ritmo de contracción parece haberse aminorado un tanto".

El gasto de los hogares ha mostrado señales de estabilización "pero sigue limitado por las pérdidas de empleo, la depreciación del patrimonio hogareño y la estrechez del crédito", según el banco central.

La decisión sobre política monetaria, aprobada por unanimidad, anticipa que "es probable que las condiciones económicas ameriten niveles excepcionalmente bajos de interés para los fondos federales por un período prolongado".

El informe del Departamento de Comercio muestra que la medida de inflación preferida por la Reserva -que excluye del gasto de consumo los precios de alimentos y combustibles- subió a un ritmo anual de 1,5 por ciento en el primer trimestre de 2009.

Este nivel está dentro de los márgenes que el banco central considera aceptables.

"Aunque el panorama económico ha mejorado modestamente desde la reunión de marzo, en parte como reflejo de un cierto aflojamiento en las condiciones del mercado financiero, es probable que la actividad económica siga siendo débil por un tiempo", según el comunicado.

Por otra parte y a la luz de "una creciente flaqueza de la economía en Estados Unidos y en el exterior, el Comité espera que la inflación se mantenga baja", añadió.

De hecho, "el Comité percibe cierto riesgo de que la inflación pueda persistir por un tiempo en tasas por debajo de las apropiadas para alentar el crecimiento económico y la estabilidad de los precios a largo plazo".

El comunicado recordó que, tal como se había anunciado, la Reserva adquirirá hasta 1,25 billones de dólares en títulos respaldados por hipotecas y hasta 200.000 millones de dólares en deudas antes de fin de año.

Agregó que "además la Reserva comprará hasta 300.000 millones de dólares en bonos del Tesoro" en los próximos meses.

La mayoría de los analistas económicos del sector privado coincide en que las condiciones han mejorado en semanas recientes y esperan que la contracción aminore a un ritmo anual de 2 por ciento en el segundo trimestre.

Aún así, otro trimestre de contracción en la recesión que se inició en diciembre de 2007 marcaría el período negativo más prolongado en la actividad económica de Estados Unidos desde la Gran Depresión de los años 1930.

El comunicado de la Reserva apuntó que "las débiles perspectivas de las ventas y las dificultades para la obtención de crédito" han llevado a las empresas a reducir sus inventarios, sus inversiones fijas y su personal.