El Banco de España advierte de que las provisiones no blindan a la banca

  • Madrid, 6 may (EFE).- El Banco de España advierte a las entidades de que las provisiones genéricas no son "una garantía absoluta de ausencia de dificultades" en el entorno actual, por lo que les insiste en que ajusten sus costes y empiecen a pensar en alternativas, como acuerdos de integración e incluso fusiones.

Madrid, 6 may (EFE).- El Banco de España advierte a las entidades de que las provisiones genéricas no son "una garantía absoluta de ausencia de dificultades" en el entorno actual, por lo que les insiste en que ajusten sus costes y empiecen a pensar en alternativas, como acuerdos de integración e incluso fusiones.

En su último Informe de Estabilidad Financiera, el organismo regulador vuelve a dar así un toque de atención a las entidades, que, subraya, deben afrontar la "intensidad y profundidad" de la crisis económica española, que seguirá aumentando la morosidad y disminuyendo el negocio crediticio.

Precisamente esta crisis, señala el Banco de España, hace que un mecanismo como las provisiones genéricas -las que se hacen en función del crecimiento del volumen de negocio crediticio y se utilizan precisamente en tiempos de crisis- no sea una garantía absoluta para la banca.

El Banco de España señala que, junto a éste, otro riesgo que deben afrontar las entidades son las dificultades para financiarse en los mercados mayoristas, compensadas en parte por las medidas tomadas por las autoridades -como los avales para emitir títulos de deuda- y la captación de depósitos.

No obstante, advierte el organismo, el ritmo de captación de ahorro, que se ha intensificado en los últimos meses, corre el riesgo de "agotarse".

Así, señala, "en la medida en que las dificultades en los mercados tarden en solventarse y más intenso y duradero sea el deterioro de la economía real, habrá mayor presión sobre las cuentas de resultados y más entidades sufrirán dicha presión".

Pese a estas dificultades para financiarse, el Banco de España recuerda que la estructura de vencimiento de deuda de las entidades se concentra en plazos largos (la mayoría a partir de 2013).

El organismo vuelve a recordar además a las entidades que sus resultados seguirán cayendo este año en comparación interanual por la mayor necesidad de recurrir a las provisiones y el menor nivel de actividad.

En este contexto, insiste el Banco de España, la banca debe aumentar el rigor en el control de costes mediante el cierre de oficinas, el aumento de la productividad en las sucursales que permanezcan y el desarrollo de "procesos de optimización transversales entre entidades", en alusión a fusiones o diferentes acuerdos de integración.

De hecho, según el organismo, "es muy posible que para un buen número de entidades la necesaria e imprescindible gestión de costes no resulte suficiente para alcanzar una rentabilidad en el medio plazo", por lo que les recomienda considerar otros procesos "que trasciendan la gestión individual".

Asimismo, aunque considera que la solvencia de la banca española se mantiene "ampliamente" por encima de los mínimos regulatorios exigidos, le recomienda que "sopese cuidadosamente su posición en términos de capital para afrontar los riesgos a los que está expuesta".