El Barça, ante su primera oportunidad para convertirse en campeón


La primera es hoy, en la Liga; la segunda, el miércoles, en la final de Copa que le medirá al Athletic de Bilbao en Mestalla. En todo caso, el Barça no depende este fin de semana de sí mismo para conquistar el campeonato. Los barcelonistas se enfrentan a una ocasión única de celebrar el título con sus aficionados, algo que no ocurre desde la temporada 1997-98.

Sin embargo, resultará complicado para el Barça frente a un rival que siempre se le atraganta, especialmente en el Camp Nou. En los nueve partidos jugados en Liga en el estadio azulgrana, los catalanes han ganado cuatro y han cedido tres empates; el Villarreal ha conseguido tres victorias.

Guardiola no se ha reservado nada, y el Villareal tamibén sale arriba.

BARCELONA: Víctor Valdés; Alves, Puyol, Piqué, Abidal; Yayá Touré, Keita, Xavi; Iniesta, Messi y Etoo. VILLARREAL: Diego López; Venta, Godín, Gonzalo, Capdevila; Eguren, Cani, Pirés, Ibagaza; Rossi y Llorente

Ni Rafa Márquez, baja por lo que resta de temporada, ni Thierry Henry juegan. El caso del francés es una de las principales preocupaciones del entrenador, ya que sufrió una entrada de Sergio Ramos en el clásico que le produjo una elongación en el ligamento cruzado posterior de la rodilla derecha.

Henry ya no pudo jugar en Stamford Bridge y después de las pruebas a las que se ha sometido, se ha determinado la necesidad de que descanse, al menos hasta la final de la ‘Champions’ que se jugará el 27 de mayo en Roma.

La baja de Henry abre un abanico de posibilidades infinito. Bojan Krkic podría tener su opción en la delantera, incluso Alexander Hleb. En el centro del campo, Guardiola también podría plantearse realizar rotaciones. Lo único evidente es la vuelta de Puyol al eje de la defensa.

Asimismo, el Villarreal buscará en Barcelona mantenerse vivo en la lucha por disputar la próxima edición de la Liga de Campeones, un objetivo que pasa por logra al menos un empate en este partido, ya que una derrota combinada con resultados positivos de sus rivales en esta lucha le situarían en una posición más que complicada.

Pese a que las sensaciones deportivas no son las mejores, debido a que el equipo no muestra su nivel alto de juego y no ha logrado ganar a ninguno de sus rivales directos en la lucha por la Liga de Campeones, en el Villarreal se aferran a la victoria del pasado año en ese mismo campo y al optimismo para lograr un resultado positivo.

Además, finalmente la semana ha sido positiva para los castellonenses al poder contar con casi todos los efectivos, ya que el lunes la situación no era la mejor, por lo que Manuel Pellegrini podrá alinear el que, en estos momentos, parece su once de gala.