El BCE baja los tipos y comprará cédulas hipotecarias por 60.000 millones de euros

  • Fráncfort (Alemania), 7 may (EFE).- El consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) acordó hoy reducir la tasa de interés rectora en la zona del euro en 25 puntos básicos, hasta el 1 por ciento, y anunció un programa de compra de cédulas hipotecarias emitidas en la eurozona por valor de 60.000 millones de euros.

Fráncfort (Alemania), 7 may (EFE).- El consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) acordó hoy reducir la tasa de interés rectora en la zona del euro en 25 puntos básicos, hasta el 1 por ciento, y anunció un programa de compra de cédulas hipotecarias emitidas en la eurozona por valor de 60.000 millones de euros.

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, explicó en la rueda de prensa posterior a la reunión de gobernadores que con la compra de este tipo de producto, uno de los canales tradicionales de financiación de los bancos, se pretende "reactivar un segmento del mercado financiero especialmente castigado por la crisis".

Trichet destacó que la compra de cédulas hipotecarias no forma parte de las actuaciones calificadas por los economistas de "alivio cuantitativo", sino del paquete de "medidas no convencionales" puesto en marcha por el BCE desde el estallido de la crisis.

"En nuestro vocabulario, es una medida no convencional. Pero pueden llamarlo, si así lo desean, alivio crediticio", dijo Trichet, que rehuyó la pregunta de si con la decisión de comprar cédulas hipotecarias en vez de otro tipo de bonos no se beneficia especialmente a un país de la eurozona, concretamente a Alemania.

El Gobierno alemán está en pleno proceso de rescate del Hypo Real Estate, entidad relevante para el sistema financiero por la gran cantidad de cédulas hipotecarias en cartera.

Según estadísticas del BCE, los sistemas financieros con más concentración de cédulas hipotecarias son, tras Alemania y por este orden, Francia y España.

Trichet, aunque en todo momento dijo que la compra de cédulas hipotecarias es fruto un "acuerdo de principio", adelantó que el programa entrará en vigor el próximo día 8 de julio, una vez se establezcan las modalidades técnicas del mismo.

El consejo de gobierno del BCE establecerá dichas modalidades técnicas en su próxima reunión, fijada para el 4 de junio.

Además de esta novedosa medida, el consejo del BCE acordó "por unanimidad" agregar a las operaciones de refinanciación ya en marcha a uno, tres y seis meses de vencimiento, otra con plazo de un año.

Trichet indicó que como las ya en curso, esta operación de refinanciación se ejecutará en forma de subasta, a un tipo de interés fijo con adjudicación plena.

Por primera vez también, el Banco Europeo de Inversiones podrá acceder a las operaciones del BCE, que exigirá a esta entidad europea los mismos requisitos que a cualquier banco comercial.

El acceso del Banco Europeo de Inversiones a la liquidez del eurositema es, a juicio del BCE, "un complemento natural" a sus iniciativas financieras y le permitirá responder a las demandas adicionales de su programa de préstamo.

El BCE calcula que el Banco Europeo de Inversiones tendrá una demanda adicional de 10.000 millones de euros este año, y que a tenor del actual ratio de solvencia el citado banco podrá generar con esa financiación adicional inversiones extras por valor de 40.000 millones de euros este año.

Respecto a los tipos de interés, la decisión del BCE responde a las expectativas de los mercados financieros y analistas.

Además de situar la tasa rectora en el 1 por ciento, un nivel históricamente bajo pero "apropiado a las circunstancias actuales" según Trichet, es decir a la peor recesión en los países de la eurozona desde la Segunda Guerra Mundial, el BCE redujo la facilidad marginal de crédito 50 puntos básicos, hasta el 1,75 por ciento.

El BCE, no obstante, mantuvo la facilidad de depósito, por la que remunera el dinero, en el 0,25 por ciento.

Estas decisiones, que entrarán en vigor el próximo día 13 de mayo, "responden a un examen exhaustivo de la situación actual y tendencias a medio plazo", dijo Trichet.

Eso significa que si las circunstancias cambian, el BCE podría plantearse un nuevo abaratamiento del precio del dinero.

"Entre las decisiones de hoy no está que el 1 por ciento sea el nivel mínimo tope, que no se pueda atravesar esa barrera", agregó el presidente del BCE.

Trichet no espera, sin embargo, que a corto plazo vaya a ser necesario acometer nuevos recortes pues en el análisis de hoy se han tenido en cuenta las expectativas de la evolución de precios, que según los analistas del BCE seguirán bajando.

"La economía mundial, incluido la zona del euro, sigue siendo muy débil y se mantendrá a ese nivel todo el año, para después comenzar una recuperación gradual en 2010", aventuró Trichet.

Respecto a la inflación, reiteró que, aunque podrá llegar a ser negativa, el índice armonizado de precios será en el cómputo anual positivo, según las expectativas del BCE y en consonancia con su objetivo de mantener la inflación por debajo pero próxima al 2 por ciento.