El comité europeo de GM quiere una reunión "urgente" con las direcciones de Fiat y Magna

  • Zaragoza, 11 may (EFE).- El Comité de Empresa europeo de General Motors (GM) va a convocar a las direcciones de la italiana Fiat y la canadiense-austríaca Magna a una reunión "urgente" para que expliquen "en detalle" sus proyectos industriales para hacerse con GM Europa.

Faeca "exige" al Gobierno la puesta en marcha de un almacenamiento privado de aceite

Faeca "exige" al Gobierno la puesta en marcha de un almacenamiento privado de aceite

Zaragoza, 11 may (EFE).- El Comité de Empresa europeo de General Motors (GM) va a convocar a las direcciones de la italiana Fiat y la canadiense-austríaca Magna a una reunión "urgente" para que expliquen "en detalle" sus proyectos industriales para hacerse con GM Europa.

Así lo ha avanzado hoy la Federación de Industria de COOO Aragón en un comunicado, en el que advierte de que "están a punto de tomarse decisiones trascendentales" para el futuro del grupo automovilístico europeo y sus 52.000 trabajadores, de los que 7.500 están en la factoría de Figueruelas (Zaragoza).

La representación sindical de Figueruelas recibió el pasado viernes la confirmación por parte del Comité europeo del interés de cuatro nuevos inversores financieros por entrar en GM Europa, que se sumarían a las ofertas presentadas por Fiat y el fabricante de componentes Magna.

Las Federaciones del Metal de UGT y CCOO, junto con representantes de la planta zaragozana, van a reunirse el próximo miércoles en Fráncfort con IGMetall, la principal fuerza sindical de GM en Alemania, donde la multinacional europea tiene a 25.000 trabajadores, para conocer más detalles de las ofertas de los distintos inversores.

A este encuentro se le suma el que mañana mantendrán en Berlín representantes de los gobiernos aragonés y español con el alemán.

Al margen de estos dos ámbitos de actuación, el Comité europeo pretende convocar una "reunión urgente" con las direcciones de Fiat y Magna para que expliquen en detalle sus planes industriales y cómo afectarían al empleo y la producción de las distintas factorías.

CCOO cree que en los próximos días "se va a poner mucha presión sobre los trabajadores de Zaragoza y Europa porque todos los jugadores de esta partida van a jugar sus cartas al límite, tratando de alcanzar la situación más ventajosa a sus intereses".

Subraya la necesidad de no dejarse guiar por las informaciones "sin contrastar" que estos días aparecen en los medios de comunicación de toda Europa, y de tratar de distinguir los proyectos reales de los "amagos y malabarismos financieros", algo para lo que confía que sirvan las distintas reuniones.

El sindicato espera que se despejen las "suficientes incógnitas como para que sea posible hacer una evaluación fiable de la situación", y por ello convoca a los trabajadores de Figueruelas a una asamblea que se celebrará el próximo sábado en la sede de CCOO en Zaragoza.

En su comunicado, la organización sindical admite que, en estos momentos, "tratar de dar respuesta exacta a todas las preguntas que hay planteadas sería un puro ejercicio de adivinación", ya que ni la propia dirección europea parece tener "claramente perfilada la salida a una situación que ellos mismos consideran de emergencia".

Para CCOO, "está claro que la segregación" de GM Europa de su matriz estadounidense, "ya sea total o parcial, es un hecho incuestionable".

No obstante, reconoce que el proyecto de separación que se estudia en estos momentos "poco tiene que ver" con el defendido inicialmente por la representación sindical europea, que se basaba principalmente en la participación en el capital de gobiernos europeos, concesionarios y trabajadores.

En este proyecto, explica el sindicato, el gobierno alemán será el que avale la mayor parte de los 3.000 millones de euros que necesita la multinacional, y por ello se convierte en un "interlocutor fundamental de los inversores potenciales", con "acceso preferente" a la información de las diferentes ofertas.

En este contexto, CCOO pide a la administración central y autonómica que sigan "segundo a segundo la evolución de los acontecimientos" para conocer los proyectos industriales "tan pronto se pongan sobre la mesa del Gobierno alemán".