El consejero delegado de Chrysler sería sustituido por Fiat en caso de quiebra

  • Washington, 29 abr (EFE).- Bob Nardelli, consejero delegado de Chrysler, sería sustituido por un directivo de Fiat si el fabricante de automóviles se declara en quiebra, informaron hoy medios de comunicación locales.

Washington, 29 abr (EFE).- Bob Nardelli, consejero delegado de Chrysler, sería sustituido por un directivo de Fiat si el fabricante de automóviles se declara en quiebra, informaron hoy medios de comunicación locales.

Además, el periódico The Detroit News dijo que el presidente estadounidense, Barack Obama, revelará mañana los planes de su Gobierno con respecto a Chrysler.

Según el rotativo, Obama asegurará al público estadounidense que Chrysler sobrevivirá a la crisis y que no será liquidado.

Mañana se acaba el plazo dado por Obama para que Chrysler desarrolle un plan de reestructuración que le permita evitar la quiebra.

The Detroit News afirmó en su edición electrónica que Chrysler y Fiat anunciarán mañana la firma de su alianza, uno de los requisitos establecidos por Washington para seguir apoyando al fabricante y evitar su quiebra.

Igualmente, Chrysler ha llegado a un acuerdo con el sindicato United Auto Workers (UAW), que tiene que ser ratificado esta noche por los trabajadores para recortar costes laborales.

La última pieza del rompecabezas es un acuerdo entre Chrysler y sus acreedores, un consorcio de 46 bancos y fondos de inversión, con respecto a los 6.900 millones de dólares de deuda asegurada del fabricante.

En las últimas horas, el Departamento del Tesoro y un grupo de ese consorcio que representa el 70 por ciento de la deuda llegaron a un acuerdo por el que se canjearían los 6.900 millones de dólares por 2.000 millones de dólares en efectivo.

Pero, para que el acuerdo sea final, todos los acreedores tienen que aceptarlo, lo que todavía no se había producido a primeras horas de la noche de hoy.

Sin el acuerdo, Chrysler se tendrá que declarar en suspensión de pagos.

The Washington Post dijo en su edición electrónica que en ese caso Nardelli será reemplazado por un hombre de Fiat y la empresa recibiría 4.000 millones de dólares de las autoridades de Estados Unidos y Canadá para mantener sus operaciones durante la suspensión de pagos.

Una vez la nueva empresa salga de la suspensión de pagos, Washington proporcionaría otros 5.000 millones de dólares para la compra de los activos rentables de la vieja Chrysler.

El accionariado de la nueva empresa estaría repartido entre UAW (55 por ciento), Fiat (al menos un 35 por ciento), el Gobierno de EE.UU. (8 por ciento) y el Gobierno de Canadá (2 por ciento).

The Detroit News sostuvo que el presidente de Fiat, el italocanadiense Sergio Marchionne, se encuentra en Washington a la espera de lo que pueda pasar mañana.