El Consell de Menorca pide "prudencia" ante el anuncio de Kraft de vender la fábrica a Nueva Rumasa

MAHÓN, 8 (EUROPA PRESS)

El presidente del Consell de Menorca, Marc Pons, pidió hoy prudencia ante el anuncio de Kraft Foods de vender su planta de Mahón (Menorca) y las marcas de queso fundido Tranchettes, Santé y Quesilettes al grupo Nueva Rumasa, propiedad de la familia de José María Ruiz Mateos.

"Como institución insular consideramos básica la importancia de evitar el cierre de la fábrica", señaló Pons, aunque apuntó la necesidad de mantener la viabilidad económica de la planta y el mantenimiento de los puestos de trabajo y de la producción.

"Es una puerta que se abre", aseguró el presidente insular, quien puntualizó que la administración desconoce todavía en profundidad las características del acuerdo entre las dos empresas.

Por su parte, el conseller de Presidencia del Govern, Albert Moragues, aprovechó la ocasión para agradecer públicamente a la multinacional alimentaria el esfuerzo realizado.

"Kraft había decidido en un primer momento cerrar la fábrica, los números estaban sobre la mesa y, a pesar de todo, ha decidido cambiar de opinión", destacó el conseller, "lo que ha sido posible gracias a La presión del Ayuntamiento de Mahón, el Consell insular y el Govern y, por supuesto, de los trabajadores".

ACUERDO

El acuerdo al que han llegado los dos grupos empresariales establece que Kraft mantendrá la producción de El Caserío en la fábrica mahonesa hasta el final de 2009 y suscribirá un contrato de co-manufactura de una parte del volumen durante tres años. Paralelamente se establecerá un contrato transitorio de prestación de servicios, de manera que la multinacional realizará de forma temporal algunas funciones de apoyo para facilitar una transición ordenada del negocio.

No es la primera ocasión en la que Kraft Foods y Nueva Rumasa mantienen relaciones comerciales, ya que en marzo de 2008 el grupo español compró a la multinacional la división de conservas Apis y zumos Fruco. En este sentido, Kraft aseguró que "tras esta adquisición Nueva Rumasa ha invertido en las plantas y ha mantenido y aumentado los niveles de empleo de las mismas".

Por todo ello la multinacional ha asegurado que "es una satisfacción haber encontrado una solución que permita mantener la actividad en la planta de Mahón y los puestos de trabajo".