El desempleo genera un aumento de buscadores de oro en los viejos yacimientos de California

  • Los Ángeles, 8 may (EFE).- La crisis económica y el alza en el precio del oro han provocado que aumente la cantidad de personas que buscan el metal dorado en el río San Gabriel, una de las vertientes californianas donde hace 160 años se vivió la fiebre del oro.

El desempleo genera un aumento de buscadores de oro en los viejos yacimientos de California

El desempleo genera un aumento de buscadores de oro en los viejos yacimientos de California

El desempleo genera un aumento de buscadores de oro en los viejos yacimientos de California

El desempleo genera un aumento de buscadores de oro en los viejos yacimientos de California

Los Ángeles, 8 may (EFE).- La crisis económica y el alza en el precio del oro han provocado que aumente la cantidad de personas que buscan el metal dorado en el río San Gabriel, una de las vertientes californianas donde hace 160 años se vivió la fiebre del oro.

Blake Harmon, organizador de expediciones de la Asociación de Buscadores de Oro de Estados Unidos, en Temecula, California, dijo a Efe que "con la crisis económica ha aumentado la cantidad de gente que llega a sitios donde hay o hubo oro en todo el país, como el East Fork del río San Gabriel".

"Nosotros creemos que es debido a una combinación de factores entre los cuales está el desempleo y el aumento en el precio del oro", aseguró.

Según cifras de la organización goldprice.org en EEUU, el 2005 comenzó el alza del oro que registró ese año un precio de 375 dólares por onza, mientras que en el 2009 el valor más alto registrado es de 1.004 dólares.

El otro factor, según cifras del Departamento del Trabajo estadounidense el porcentaje de desempleo a nivel nacional hasta febrero de 2009 es de 8.1 por ciento; pero a nivel del condado de Los Ángeles 11 de cada 100 personas no tienen trabajo.

El área donde se mezclan familias que llegan a bañarse al río con los buscadores de oro es conocida como el East Fork del río San Gabriel, en el parque nacional Los Ángeles.

Pero aunque muchos se inspiran en la fiebre del oro de años pasados, otros son más realistas frente a esta actividad.

"La gente que viene para acá creyendo que aquí van a hacer un dinero para solventar su problema económico, no los voy a engañar esa es una mentira", dijo a Efe Lester Barton, de 66 años, nacido en Jamaica.

Lo que este río tiene "es solamente oro de recreación, no es industrial o comercial, para eso tendrían que ir a las tierras más al norte donde hay oro de verdad", aseguró el buscador del metal preciado que desde hace 20 años dedica su tiempo a zarandear las arenas del río que en algún punto corta una veta de oro en las montañas.

Allí, Barton ha notado que desde hace un año más gente está llegando con palas, cubetas, zarandas y los sartenes diseñados específicamente para mover arena con agua en donde con suerte en el fondo podrían ver diminutos granos de oro.

El jamaiquino explicó que para separar el oro del sedimento ha tenido que comprar una máquina especial con la cual después de dos meses de succionar el fondo del río ha podido juntar y fundir dos onzas de oro.

"El oro hay que escarbarlo y trabajarlo durísimo, muy fuerte, porque no está a flor de tierra. Con el equipo que tengo voy hasta 20 pies de profundidad para encontrar migajas (de oro)", explicó Barton.

Uno de los nuevos buscadores de oro es Benito Ortiz quien dijo a Efe que desde hace una semana comenzó a buscar el metal dorado en el río junto a sus hermanos.

"La verdad es que hay poco trabajo en construcción y por eso nos hemos venido aquí para ver si encontramos algo", reveló.

Mientras sacaba piedras del río para succionar arenas a 8 pies de profundidad, David Perkins dijo a Efe que "la mejor manera para irse a la quiebra (económica) es renunciar al trabajo para comenzar a ver si se encuentra oro para vivir de eso".

"Esto es solamente para recrearse, yo comencé solamente para tratar de encontrar un poquito del oro de California y me encantó de tal manera que me he quedado desde entonces", afirmó.

Por su parte, Kevin Brown, técnico en iluminación para estudios de Hollywood, en vez de buscar en el río con un detector de metales busca el oro en las montañas de San Gabriel.

Debido a la huelga de actores, "ha habido poco trabajo en los pasados seis meses; pero cuando el trabajo aumente para nosotros de nuevo voy a regresar a mi profesión, porque me va mejor en términos financieros en mi trabajo que buscando oro", aseguró Brown. EFE