El ejército de Sri Lanka anuncia el fin de los combates

COLOMBO (Reuters) - Las tropas de Sri Lanka ganaron el lunes la batalla final de una guerra civil de 25 años contra los separatistas Tigres tamiles, poniendo a toda la isla del océano Índico bajo control gubernamental por primera vez desde 1983, según el Ejército, al tiempo que se anunció el descubrimiento del cadáver del líder del movimiento rebelde.

"Hemos liberado a todo el país al liberar completamente el norte de los terroristas. Hemos recuperado el control total de las zonas retenidas por el LTTE (iniciales en inglés de los Tigres Tamiles para la Liberación de Eelam Tamil)", dijo a la televisión estatal el jefe del Estado Mayor del Ejército, teniente general Sarath Fonseka.

"Hoy hemos terminado el trabajo que nos encomendó el presidente de liberar al país del LTTE", agregó.

El sábado, el presidente de Sri Lanka, Mahinda Rajapksa, declaró la victoria sobre los Tigres, al tiempo que éstos admitieron su derrota, en una guerra civil que estalló en la antigua colonia británica en el océano Índico en 1983.

En menos de tres años, el reforzado Ejército cingalés ha respondido a los críticos que decían que era imposible derrotar al movimiento rebelde, que se había creado un aura de invencibilidad. En las últimas escaramuzas han muerto 250 rebeldes, según el Ejército.

El cadáver del líder de los Tigers Tamiles, Vellupillai Prabhakaran, fue recuperado de una ambulancia destruida por las tropas gubernamentales de Sri Lanka cuando salía de la zona de guerra en la madrugada del lunes, según fuentes militares.

"Se ha confirmado que Prabhakaran murió cuando intentaba huir en una ambulancia antes del amanecer. Estamos esperando al anuncio oficial del presidente", indicó una fuente militar a condición de no ser identificada. Cuatro fuentes más confirmaron la noticia.

La televisión estatal informó de su muerte y además mostró por primera vez imágenes de Charles Anthony, su hijo y supuesto heredero, muerto durante la noche junto a otros altos cargos y combatientes del movimiento rebelde.

Prabhakaran, de 54 años, fundó los Tigres de Liberación de Tamil Eelam (TLTE) con una cultura del suicidio antes que rendirse, y había prometido que no sería capturado vivo.

La última tregua establecida en 2002 en Sri Lanka empezó a hundirse hace tres años, y desde entonces los soldados han logrado recuperado el control de los 15.000 kilómetros cuadrados que los Tigres dirigían como un estado aparte para la minoría tamil.

El final llega después de que el Gobierno rechazara una tregua para proteger a los civiles y de que los Tigres se negaran a rendirse y liberar a entre 50.000 y 10.000 personas que según la ONU y otros retenían como escudos humanos.

Ambas partes se han acusado de matar a civiles, y según diplomáticos hay pruebas de que ambos así lo han hecho. La ONU ha apoyado una investigación sobre posibles crímenes de guerra.