El fiscal pide 38 años para Txapote en un juicio con incidentes

  • Madrid, 4 may (EFE).- La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha pedido hoy 38 años de prisión para el ex dirigente de ETA Francisco Javier García Gaztelu, "Txapote", por el intento de asesinato de una edil del PP en San Sebastián, en un juicio en el que otro etarra ha tenido que ser reducido por la Policía.

Madrid, 4 may (EFE).- La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha pedido hoy 38 años de prisión para el ex dirigente de ETA Francisco Javier García Gaztelu, "Txapote", por el intento de asesinato de una edil del PP en San Sebastián, en un juicio en el que otro etarra ha tenido que ser reducido por la Policía.

El incidente se ha producido cuando el miembro de la banda Sebastián Lasa, tras increpar en euskera al tribunal, tachándolo de fascista, ha comenzado a intercambiar gestos de apoyo con "Txapote", que seguía la vista desde la "pecera" blindada, por lo que el presidente del tribunal, el magistrado Alfonso Guevara, ha amenazado con expulsarle de la sala.

En ese momento, Lasa -que comparecía como testigo- ha comenzado a cantar el "Eusko Gudariak" ("Himno al soldado vasco"), por lo que el juez ha ordenado a los policías que le custodiaban que le taparan la boca y le sentaran.

Al intentarlo los agentes, Lasa se ha resistido por lo que los policías le han sacado por la fuerza de la sala, entre los gritos y palmadas en el cristal de "Txapote".

En la vista, en la que se juzga el intento de asesinato de la concejal del PP en San Sebatián Elena Azpiroz, ha comparecido la propia edil, que ha relatado cómo en la mañana del 5 de diciembre de 2007 vio desde su ventana a alguien que le infundió sospechas, por lo que pidió a su escolta, José María Lobato, que se acercara a ver qué pasaba.

El propio Lobato ha declarado a su vez que, cuando se acercó al coche que les resultaba sospechoso, supo que "no se trataba de trabajadores" al ver en el suelo una caja que "podía contener un arma larga", y decidió "no empezar un enfrentamiento en el que llevaba las de perder".

Sin embargo, cuando continuó avanzando recibió un disparo a consecuencia del cual perdió la visión del ojo izquierdo.

Por estos hechos, el fiscal ha pedido para "Txapote" 38 años de prisión por dos delitos de asesinato en grado de tentativa, además de transporte y colocación de artefactos explosivos, ya que en principio los etarras planeaban atentar contra la edil mediante un artefacto colocado en una motocicleta estacionada a la salida de su domicilio.

Fue cuando las pruebas realizadas con el explosivo "no dieron el resultado apetecido" cuando, según el fiscal, los terroristas decidieron que un miembro del comando disparara con un rifle de mira telescópica contra Azpiroz cuando saliera de su casa.

Después de disparar al escolta, los etarras huyeron dejando abandonado el coche en el que se encontraban con un artefacto en su interior que, al explotar, destruyó completamente el vehículo, causando importantes daños en viviendas y establecimientos de la zona.

En la vista también han comparecido como testigos otros tres miembros de ETA -Alfonso Sebastián Iriarte, María Cristina Gete y José María Lombide-, además de Sebastián Lasa, que en su día incriminaron al acusado en este atentado en sus declaraciones.

Todos ellos se han negado a declarar, al igual que el propio acusado, alegando que las declaraciones en que le imputaban cuando fueron juzgados por estos hechos las realizaron bajo tortura y amenazas policiales, y que no estaban obligados a hacerlo por ser coimputados en el mismo proceso.

El juez ha respondido, sin embargo, que, según la última jurisprudencia del Tribunal Supremo, los ya condenados por un proceso comparecen en el juicio como testigos y sí están obligados a declarar, por lo que ha advertido a los comparecientes que podría abrírseles procedimiento por su negativa a responder.