El Gobierno iraquí confirma la detención del líder de Al Qaeda en Irak

  • Bagdad, 28 abr (EFE).- Días después de haber sido detenido, el Gobierno de Irak confirmó hoy por primera vez que el máximo líder de Al Qaeda en Irak, Abu Omar al Bagdadi, está preso gracias a una vasta operación montada aparentemente a partir de un soplo.

Bagdad, 28 abr (EFE).- Días después de haber sido detenido, el Gobierno de Irak confirmó hoy por primera vez que el máximo líder de Al Qaeda en Irak, Abu Omar al Bagdadi, está preso gracias a una vasta operación montada aparentemente a partir de un soplo.

Al Bagdadi estaba al frente de Al Qaeda en Irak desde el año 2006. Su identidad era objeto de conjeturas y algunos analistas llegaron incluso a pensar que no existía una persona con ese nombre, sino que identificaba a varias individualmente o a un colectivo.

Aunque el jueves pasado la televisión oficial iraquí anunció que el líder de Al Qaeda había sido detenido, no había una confirmación firme del Gobierno hasta hoy.

"Ha caído en manos de los heroicos servicios de seguridad la cabeza del mal, el líder de la organización de Al Qaeda en Irak, Abu Omar al Bagdadi, terrorista que estaba vinculado estrechamente al antiguo régimen y formó un eje satánico", anunció el Gobierno en un comunicado.

Hasta hoy, el Ejecutivo no había confirmado ni desmentido en los canales oficiales que la persona detenida el pasado jueves en un operativo de seguridad en Bagdad fuera el dirigente del grupo Estado Islámico de Irak, ligado a Al Qaeda.

El primer informe fue dado a conocer por la televisión iraquí citando al portavoz del plan de seguridad en Bagdad, general Qasem Atta, pero este mismo señaló el pasado sábado que estaban pendientes los resultados de algunos análisis, incluyendo el ADN.

Hoy, el mismo Atta compareció ante los periodistas para dar a conocer la información del Gobierno y enseñar una foto de Al Bagdadi, quien, según dijo el portavoz militar, fue reconocido por otro militante de Al Qaeda que estaba preso.

No hay muchos detalles sobre esta detención. De lo poco que se ha informado es que el líder de Al Qaeda en Irak fue arrestado cuando se encontraba en su vehículo, en una esquina del distrito Al Rasafa, en el este de Bagdad.

La televisión iraquí había dicho el jueves que la detención se llevó a cabo en un "vasto operativo militar".

La posibilidad de que el arresto se haya producido gracias a un soplo, apuntada por algunos medios de comunicación la semana pasada, volvió a surgir hoy a partir del comunicado del Gobierno, que habla de la "cooperación ciudadana" que permitió la detención.

"La captura de este terrorista confirma la cooperación entre los ciudadanos y los servicios de seguridad", dice la nota oficial.

El texto recordó que Al Bagdadi se proclamó sucesor del jordano Abu Musab al Zarqaui, tras su muerte en un bombardeo aéreo estadounidense el 8 de junio de 2006, en una aldea situada al noreste de Bagdad.

Sin embargo, en esta ocasión, fueron las fuerzas iraquíes las que efectuaron el arresto en Bagdad, cuyo control ha sido traspasado por el Ejército de EEUU, que aún no se ha pronunciado sobre la detención.

Según el comunicado del Gobierno, Al Bagdadi "cometió el crimen de encender la discordia sectaria, mató a gente y profanó lugares sagrados como mezquitas suníes y chiíes, y mutiló los cuerpos de los iraquíes en mercados y zonas residenciales".

La captura del líder de Al Qaeda se produjo el mismo día en que un atentado suicida en Bagdad y otro en la provincia nororiental de Diyala causaran 84 muertos.

Al día siguiente, otra bomba mató a más de 60 personas cerca de Bagdad, lo que completó una ola de violencia que no se registraba en varios meses.

Aunque ningún grupo se ha atribuido aún estos atentados, tienen el sello de Al Qaeda y de la coalición de la que forma parte, el Estado Islámico de Irak.

Además de este anuncio, el Ministerio de Interior dio a conocer hoy la captura del supuesto emir de Al Qaeda en la ciudad de Hadiza, en la provincia occidental de Al Anbar, junto a otros seis presuntos miembros del grupo.

Las autoridades consideran que el arresto de Al Bagdadi representa "una nueva victoria" para las fuerzas de seguridad y una respuesta firme contra los remanentes del terrorismo.

"La unidad de los iraquíes es la que abortó el plan de la discordia sectaria y devolvió a Irak su fuerza, su lugar, su fuerza y su prestigio", dice el comunicado oficial del Gobierno.