El ombudsman acusa al Presidente de Honduras de desorientar a la opinión pública

  • Tegucigalpa, 4 may (EFE).- El Comisionado de los Derechos Humanos en Honduras, Ramón Custodio, acusó hoy al presidente Manuel Zelaya de "jugar con un discurso 'pitichavista' para desorientar a la opinión pública".

El ombudsman acusa al Presidente de Honduras de desorientar a la opinión pública

El ombudsman acusa al Presidente de Honduras de desorientar a la opinión pública

Tegucigalpa, 4 may (EFE).- El Comisionado de los Derechos Humanos en Honduras, Ramón Custodio, acusó hoy al presidente Manuel Zelaya de "jugar con un discurso 'pitichavista' para desorientar a la opinión pública".

Custodio indicó a periodistas que el Gobierno que preside Zelaya "carece de liderazgo porque el líder sabe hacia dónde va, hacia dónde quiere ir y se levanta, se pone de pie y va ahí, adonde tiene que llegar", pero que en este caso no es así.

Agregó que desde la Casa Presidencial "se juega piñata con un discurso 'pitichavista' (afín al presidente de Venezuela, Hugo Chávez) para desorientar a la opinión pública".

Según Custodio, en Honduras "hay una falta de liderazgo en la política, en lo social y en lo económico".

Dijo que le preocupa esa situación porque la ausencia de liderazgo en el gobernante hondureño se refleja en la escuela, el hogar, la universidad, en los puestos de trabajo y las esferas de poder.

Custodio también criticó a Zelaya por calificar de "grupos fácticos" a los adversarios de su Gobierno.

En ese sentido, el defensor del pueblo hondureño le pidió a Zelaya que, "cuando hable de poderes fácticos, mencione cuáles son y qué quiere decir con eso", y que "recurra al diálogo para resolver cualquier diferencia".

Las diferencias que Zelaya tenga con sectores disidentes no se van a corregir dirigiéndose a ellos despectivamente, "lo importante es hablar con ellos y lograr convencerlos, persuadirlos para que cambien su actitud", expresó Custodio.

Indicó además que un político que tenga pretensiones de líder, al margen de su tendencia, "debe cuidarse tanto de aparecer como incapaz o como engañador, y más aún, de ser mentiroso".