El Papa visita el Monte Nebo y predica la verdad y la tolerancia

MONTE NEBO, Jordania (Reuters) - El Papa Benedicto XVI recorrió el sábado los pasos de Moisés, visitando la montaña donde la Biblia dice que el antiguo profeta observó la Tierra Prometida antes de morir, y predicó que la religión ayuda al hombre a buscar la verdad.

Desde lo alto del Monte Nebo, el pontífice de 82 años observó el horizonte sobre el Río Jordán hacia Jericó y las colinas de Jerusalén, con el Mar Muerto cubierto por una neblina a la izquierda del paisaje.

"Al igual que Moisés, nosotros también hemos sido llamados por nuestro nombre, invitados a asumir un éxodo diario desde el pecado y la esclavitud hacia la vida y la libertad", dijo en la Iglesia Memorial de Moisés, de seis siglos de antigüedad.

"Su ejemplo nos recuerda que nosotros también somos parte del eterno peregrinaje del pueblo de Dios a través de la historia", manifestó.

La visita del líder católico, calificada como un peregrinaje a Tierra Santa, también es un viaje con contenido político hacia Jordania, Israel y los territorios palestinos que busca equilibrar las relaciones del Vaticano con la comunidad judía y árabe, además de reparar su imagen ante el mundo musulmán.

Benedicto XVI tiene previsto visitar una mezquita en Amán el sábado y dirigirse en ese lugar a los líderes musulmanes, lo que le dará la oportunidad de reformular su postura frente al Islam después de irritar a la comunidad islámica en 2006 al sugerir que su religión era violenta y poco lógica.

Aquel discurso, el sermón de Ratisbona, ensombreció de tal modo las relaciones que algunos líderes islámicos jordanos hicieron un llamado para que se cancelara la visita de este fin de semana.

El Papa dio un adelanto de su discurso en declaraciones en Madaba, una localidad cercana al Monte Nebo, cuando bendijo la piedra base de una nueva universidad católica que se está construyendo con la ayuda de Jordania, un país musulmán que quiere mantener la armonía entre las comunidades religiosas.

"Creer en Dios no oculta la verdad, por el contrario, la alienta", dijo el ex profesor alemán de teología. "La religión se desfigura cuando es puesta al servicio de la ignorancia y el prejuicio, la violencia y el abuso", sostuvo.

Jordania, cuya comunidad cristiana llega al 2 por ciento de la población, ha promovido activamente la armonía religiosa dentro del país, en el mundo musulmán y entre islámicos y cristianos en todo el planeta.