El Parlamento Europeo despide una legislatura de grandes proyectos a la espera de más protagonismo

  • Estrasburgo (Francia), 6 may (EFE).- El Parlamento Europeo (PE) cierra esta semana la actual legislatura tras cinco años marcados por la tramitación de grandes proyectos como la lucha contra el cambio climático o el tratado de Lisboa, una reforma que ampliará el protagonismo de la institución en el proceso legislativo.

El Parlamento Europeo despide una legislatura de grandes proyectos a la espera de más protagonismo

El Parlamento Europeo despide una legislatura de grandes proyectos a la espera de más protagonismo

Estrasburgo (Francia), 6 may (EFE).- El Parlamento Europeo (PE) cierra esta semana la actual legislatura tras cinco años marcados por la tramitación de grandes proyectos como la lucha contra el cambio climático o el tratado de Lisboa, una reforma que ampliará el protagonismo de la institución en el proceso legislativo.

Con las elecciones europeas a la vuelta de la esquina, el presidente de la Eurocámara, Hans-Gert Pöttering, hizo hoy balance de actividades aprovechando el último pleno de la institución antes de los comicios.

El veterano político alemán, que deja la presidencia pero que previsiblemente repetirá como miembro del Parlamento, calificó la legislatura de "exitosa" y entre los grandes logros mencionó la integración de los eurodiputados de los países que accedieron a la Unión en 2004 y 2007 y las reformas internas emprendidas por la institución.

En el ámbito legislativo, destacó varios grandes expedientes en los que la Eurocámara ha dejado su huella en estos cinco años, como la ambiciosa regulación para el uso de productos químicos, la directiva de servicios o el paquete de combate del cambio climático.

"Cada vez más, el Parlamento Europeo se ha ido convirtiendo en el lugar del compromiso político a escala europea", aseguró Pöttering en su discurso de despedida.

Desde las otras instituciones de la Unión Europea (UE), la percepción de la actividad parlamentaria es parecida, según han dejado claro estos días los representantes del Consejo y de la Comisión Europea (CE).

Para el presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, la Eurocámara ha demostrado "ambición" en decisiones "históricas" y ha logrado que "la modernización de Europa lleve su impronta".

Barroso agradeció ayer a los eurodiputados su trabajo en expedientes clave como los mencionados por Pöttering y otros como las normas comunes de inmigración, la reforma de la supervisión del sistema financiero o las nuevas normas sobre seguridad marítima.

Todos esos son, según el eurodiputado español del Partido Popular José Manuel García-Margallo, "hitos" de la historia reciente de la UE.

Para García-Margallo, aunque "siempre se puede hacer más", el Parlamento ha sido muy productivo en la actual legislatura y ha obtenido un gran protagonismo que, además, se verá reforzado en caso de que finalmente entre en vigor el tratado de Lisboa, que aumenta de 36 a 86 las materias en las que los eurodiputados tienen capacidad de codecisión junto a los gobiernos.

Enrique Barón, líder de la delegación socialista española y antiguo presidente de la Eurocámara, destacó hoy el "salto muy importante" que dará el Parlamento con el nuevo tratado y el refuerzo de la "dimensión democrática" que eso supondrá.

Frente a quienes critican que el PE se pliega en muchos casos a los intereses de los gobiernos, tanto Barón como García-Margallo defendieron que lo que se hace generalmente es "un ejercicio de responsabilidad" con una tramitación más rápida de los temas para poder progresar.

Sin embargo, recordaron que cuando el Parlamento está en contra de algo, es capaz de plantarse, como demostró con su negativa a la ampliación de la jornada laboral hasta un máximo de 65 horas u, hoy mismo, al bloquear la reforma de las telecomunicaciones para garantizar que las autoridades no podrán cortar el acceso a Internet de un usuario sin autorización judicial.

Pero dentro del PE también hay voces críticas con la actuación de los últimos años, como la expresada por la copresidenta de Los Verdes, Monica Frassoni, quien considera que ésta ha sido una legislatura de "oportunidades perdidas" y en la que la Eurocámara se ha mostrado "menos firme que en el pasado" en asuntos de libertades ciudadanas o con temas como la inmigración.

Willy Meyer, eurodiputado español de Izquierda Unida, cree por su parte que el mandato parlamentario que termina ahora ha estado marcado por una "ofensiva para desmantelar el modelo social" y 5 años de "políticas erróneas" en favor de un sistema económico "que ha fracasado".

En su opinión, las próximas elecciones deben servir para "modificar el rumbo de la construcción europea", un giro hacia una UE "más social" que, en otros términos, también han reclamado los socialistas esta semana.

Fuera de las diferencias políticas y sean cuales sean los resultados de los comicios, lo que aguarda una importante mayoría de los eurodiputados es la entrada en vigor del nuevo tratado de Lisboa el próximo año para ver un Parlamento Europeo más fuerte y una Unión más "democrática, transparente y preparada para actuar", tal y como subrayó hoy Pöttering.