El Partido del Congreso asigna pisos a los niños de "Slumdog"

MUMBAI, India (Reuters) - Días después de que los creadores de "Slumdog Millionaire" dijeran que han comprado un apartamento para uno de los dos actores infantiles que interpretaron a los protagonistas de la película, cuyas chabolas han sido destruidas, el ministro jefe del estado ha dicho que ha asignado unos pisos para ambos.

Azharuddin Ismail y Rubina Ali, cuyos precarios hogares fueron derribados por las autoridades locales por considerarlos ilegales, recibirán un apartamento cada uno y se mudarán pronto, según un comunicado de la oficina del ministro jefe, Ashok Chavan, difundido el viernes.

Los pisos, previstos para familias con bajos ingresos, están en el centro de Mumbai y cuestan unas 400.000 rupias (algo más de 6.000 euros) cada uno. Serán pagados por la oficina del Partido del Congreso en la ciudad, agregó el comunicado.

"El director regional del Partido del Congreso dijo que estos dos actores infantiles tienen talento pero estaban viviendo en chabolas y que, por tanto, deberían dárseles unas casas", dijo el comunicado, citando a Chavan.

Las fotografías de Ismail y Ali recogiendo sus cosas de entre los escombros de sus casas, demolidas recientemente, causaron indignación en la antigua Bombay, donde la mitad de sus 17 millones de habitantes no tienen casa.

El director Danny Boyle y el productor Christian Colson, volaron a Mumbai esta semana y dijeron que han comprado una casa a Ismail y que se encontraría una para Ali por parte de la fundación "Jai Ho". Esta fundación, que recibe el nombre de la canción que ganó el Oscar, fue creada por Boyle y Colson para pagar la educación y los costes básicos de la vida de Ismail y Ali hasta que tengan 18 años.

No está claro aún si las familias tendrán que escoger entre los pisos ofrecidos por la fundación y el Estado.

La historia de amor de un niño pobre que acaba compitiendo en un concurso de televisión arrasó en la última edición de los premios de la academia de cine de Hollywood, pero ha sido criticada por dar una imagen edulcorada de la pobreza y de la vida en los barrios de chabolas de Mumbai.

El mes pasado Boyle y Colson también donaron 500.000 libras (unos 572.000 euros) a una organización no gubernamental para financiar un programa para niños en una barriada pobre en el centro de la ciudad, donde se rodó gran parte de la película.