El PE respalda la norma para reforzar los derechos de los pacientes que recurren al turismo sanitario

Etiquetas

Los pacientes no necesitarán autorización previa para ir a tratarse a otro Estado miembro salvo en caso de hospitalización

ESTRASBURGO (FRANCIA), 23 (EUROPA PRESS)

El pleno del Parlamento Europeo respaldó hoy con 297 votos a favor, 120 en contra y 152 abstenciones la norma propuesta por la Comisión para reforzar los derechos de los pacientes que viajan para recibir tratamiento en otro Estado miembro, por ejemplo para saltarse una lista de espera.

La directiva establece que los europeos no necesitan autorización previa de su país de origen para recurrir al 'turismo sanitario' y tienen derecho a que se les reembolse el coste del tratamiento a la vuelta.

En el caso de los tratamientos hospitalarios, sí que se permitirá a los Estados miembros introducir un sistema de autorización previa para sus nacionales que quieran ir a otro país de la UE. Eso sí, deberán justificar que, sin esta restricción, podría haber riesgos para el funcionamiento de su sistema sanitario. La Eurocámara pide que sean los Gobiernos, y no la Comisión, los que definan lo que significa "cuidado hospitalario".

La directiva todavía no ha sido objeto de acuerdo entre los Gobiernos de los 27. España está en contra de la norma porque considera que puede conducir a una sobrecarga de pacientes en algunos países y a una mala atención sanitaria. Las autoridades españolas reclaman que se exija una autorización previa del país que emite y una aceptación del hospital de destino.

Los eurodiputados coinciden con la Comisión en que los pacientes deben recibir el reembolso equivalente al que se les habría abonado en su país y añaden que los Estados miembros podrán decidir si cubren otros costes relacionados, como el tratamiento terapéutico, el transporte y el alojamiento.

Según el procedimiento propuesto, los pacientes tendrían que pagar primero y más tarde se les devolvería el dinero. El informe parlamentario propone que los Estados miembros puedan ofrecer a sus pacientes un sistema de notificación voluntaria previa, según el cual el reembolso se efectuará directamente al hospital de tratamiento por parte del país de afiliación.

Los eurodiputados piden incluir normas específicas para las personas discapacitadas o con enfermedades raras, que necesitan tratamientos especiales. Los pacientes con enfermedades raras tendrán derecho a reembolso incluso si su país no proporciona el tratamiento en cuestión. A los pacientes discapacitados se les devolverá parte de los costes especiales que implica su tratamiento.

El Parlamento pide que la directiva no se aplique a la asistencia a largo plazo y a los transplantes de órganos.

INFECCIONES HOSPITALARIAS

La Eurocámara adoptó también este jueves un informe con recomendaciones sobre la prevención y lucha contra las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria. El texto pide a los Estados miembros que se doten "de los instrumentos necesarios para reducir en un 20% el número de personas afectadas cada año por efectos adversos de atenciones sanitarias, lo que corresponde con el objetivo de reducir el número de estos casos en 900.000 al año para 2015".

Este tipo de efectos adversos ocurren en entre el 8% y el 12% de los pacientes ingresados en hospitales europeos, lo que representa entre 6,7 y 15 millones de personas afectadas. Además, cerca de 37 millones de pacientes, tras recibir atención médica primaria, sufren efectos adversos directamente vinculados con la atención recibida. Una de las situaciones más habituales son las infecciones en los hospitales, que afectan a 4,1 millones de personas cada año (uno de cada 20 pacientes ingresados), de los cuales 37.000 acaban falleciendo en cada ejercicio.

Finalmente, el Parlamento reclamó a la Comisión que presente, antes de 2012, una estrategia para luchar contra las enfermedades raras que recoja aspectos como la creación de centros especializados, la investigación o la catalogación de este tipo de afecciones.

Aunque la incidencia de cada enfermedad rara es muy baja, millones de personas están afectadas en toda la UE porque hay muchas enfermedades de este tipo. En total, se calcula que son entre 5.000 y 10.000, con un número total de enfermos que oscila entre 27 y 36 millones.