El ratón de ordenador aumenta el síndrome del túnel carpiano

Etiquetas

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El mayor uso del ratón de ordenador ha hecho que aumente la incidencia del síndrome del túnel carpiano, enfermedad que provoca hormigueo y dolor en las muñecas por la compresión del nervio mediano a su paso por éstas, que afecta al 15 por ciento de la población en España, sobre todo a aquellos que utilizan sus manos con movimientos de fuerza o repetitivos, tales como cocineros, camareros, mecánicos, músicos, carpinteros o pintores.

De hecho, según explicó el especialista en Medicina Familiar y Comunitaria Domingo Ly Pen, durante su participación en el XXXV Congreso Nacional de la Sociedad Española de Reumatología que se ha celebrado en Murcia, el uso del ratón del ordenador obliga a movimientos continuos y repetitivos de la muñeca "con una extensión mantenida de dicha articulación".

Generalmente, el síndrome del túnel carpiano, que suele aparecer alrededor de los 55 años, afecta entre cinco y diez veces más a las mujeres, sobre todo embarazadas, ya que padecen retención de líquidos que pueden comprimir el túnel del carpo y producir los síntomas.

Según añadió Ly Pen, "el síntoma principal son hormigueos en una o ambas manos, sobre todo en la cama o en posturas forzadas o prolongadas, aunque estos pueden llegar a convertirse en dolor".

Por ello, el diagnóstico precoz es importante para detener el progreso de la enfermedad y evitar lesiones irreversibles del nervio mediano, destacando la necesidad de acudir al médico cuando existan alteraciones de la sensibilidad, calambres, debilidad o pérdida de fuerza.

Además, este experto recomienda "evitar posturas que aumenten la presión dentro del túnel carpiano", es decir, evitar en lo posible tener la muñeca en flexión o en extensión forzadas durante mucho tiempo o con movimientos repetitivos. Como tratamiento adecuado, "las infiltraciones locales --efectuadas por el médico en la misma consulta-- suelen ser muy efectivas", con resultados en uno o dos días, mientras que en los casos severos es preferible la cirugía descompresiva.