El Santander gana un 5% menos hasta marzo y espera repetir el resultado anual

  • Madrid, 29 abr (EFE).- El Grupo Santander redujo un 5% su beneficio en el primer trimestre debido a las mayores dotaciones para insolvencias crediticias, aunque logró ganar 2.096 millones de euros, una cifra que superó las previsiones y podría llegar a los 8.800 millones a final de año, en línea con las ganancias de 2008.

Madrid, 29 abr (EFE).- El Grupo Santander redujo un 5% su beneficio en el primer trimestre debido a las mayores dotaciones para insolvencias crediticias, aunque logró ganar 2.096 millones de euros, una cifra que superó las previsiones y podría llegar a los 8.800 millones a final de año, en línea con las ganancias de 2008.

En un entorno económico mundial "que se ha deteriorado más rápido y con mayor intensidad de lo previsto", el Santander optó por la prudencia y dotó provisiones para insolvencias por 2.234 millones de euros, con lo que cuenta ya con un "colchón" de 15.166 millones para este fin.

La primera entidad financiera española cerró marzo con una tasa de morosidad del 2,49%, el doble que el 1,24% registrado un año antes, con un ratio de cobertura para insolvencias del 79,96%, frente al 134,12% de marzo de 2008.

El consejero delegado de la entidad, Alfredo Sáenz, reconoció que esta cifra seguirá aumentando, si bien subrayó que, en España, no llegará a cierre del año al 4,5% que habían previsto inicialmente.

En cuanto a la estrategia futura del grupo, destacó que "no tiene ideas" de llevar a cabo adquisiciones ni en Europa ni fuera de Europa este año ni tampoco nuevas ampliaciones de capital.

Asimismo, el banco no va a cambiar su política de dividendos y mantendrá un "pay out" -porcentaje de beneficios que se destinan al reparto entre accionistas- en el entorno del 50 por ciento.

Saénz subrayó que el entorno complejo actual supone un "test ácido" para diferenciar "a las entidades buenas del resto de entidades", y Santander, recalcó, "se encuentra claramente entre las buenas" gracias a su "fortaleza de balance, fuerte disciplina de costes y esfuerzo en dotaciones de acuerdo con el momento del ciclo".

A cierre de marzo, el Santander había concedido 685.497 millones de euros en créditos a clientes, de los que 231.211 millones fueron para "otros sectores residentes" (familias y empresa), en tanto que los créditos con garantía real, que incluyen las hipotecas, sumaban 124.421 millones, prácticamente la misma cifra que un año antes.

En cuanto al ahorro, al cierre de marzo el Grupo gestionaba recursos de sus clientes por valor de 874.989 millones de euros, un 10% más que un año antes.

Por áreas geográficas, Europa continental ganó 1.289 millones de euros netos (el 6% más), con incrementos del 4% en los créditos y del 19% en los depósitos, área en la que destacan las ganancias de la filial británica, el Abbey, que ascendieron a 409 millones, un 31% más, mientras Iberoamérica obtuvo un beneficio neto de 890 millones de euros, el 8,2% menos.

En Estados Unidos, el Sovereign, recientemente adquirido, le supuso unas pérdidas en torno a 20 millones de euros.

Al respecto, Sáenz reconoció que habrá reducciones de plantilla en esta entidad, aunque aún no se sabe en qué cuantía puesto que todavía están definiendo el plan de trabajo para este año, para lo que hoy mismo viaja un equipo a Boston (EEUU).

Sobre la situación del sistema financiero español, Sáenz respaldó la hoja de ruta y el fondo de ayuda a entidades que prepara el Gobierno, si bien consideró que la reestructuración del sistema debe acometerse entre sectores, es decir, entre cajas y entre bancos, pero sin mezclar ambos.

"Las chicas con las chicas y los chicos con los chicos", ejemplificó Saénz para referirse a la forma en la que, a su juicio, debe resolverse el proceso de reestructuración del sistema financiero.

El consejero delegado añadió que, aunque no saben nada formalmente del decreto que prepara el Gobierno, sí del contenido, y en este momento "le damos el visto bueno".

El consejero delegado del Santander respalda el plan del Gobierno porque "parece que sigue" los preceptos que habían defendido: que lo gestione el Banco de España, que no se trate de un plan de rescate indiscriminado y que contemple la sanción a los ejecutivos que se equivocaron en la gestión.